sábado, 24 de octubre de 2015

ARCHIVO PERSONAL DE EDUARDO PEDRO GARCÍA RODRÍGUEZ-LXXVII






REPUESTA A UN PLUMÍFERO QUE DICE LLAMARSE ALFONSO GONZÁLEZ JEREZ


Entre el reducido grupo de periodistas putativos, que ejercen en esta nación una labor de zapa al servicio del colonialismo español, viene destacando un individuo quien dice llamarse Alfonso González Jerez. Este plumífero a sueldo de la metrópoli, y que suele escribir en el periódico local La Opinión (de los colonizadores) en una sección titulada "Retiro lo escrito", el pasado día 5 del presente inserta un desafortunado articulillo titulado "La pierna de la momia" en el que trata de manera jocosa sobre la recuperación o mejor dicho, repatriación (este sujeto emplea el término "importar") por parte del Organismo Autónomo de Centros y Museos del Cabildo Insular de Tenerife, de dos cuerpos difuntos de nuestros antepasados, de los seis que en su día descansaban en el Museo Casilda de Tacoronte, y que como consecuencia de la mala política social y cultural que los colonizadores siempre han llevado a cabo en nuestro país, fueron vendidos a un Museo de La Plata (Argentina). Con lo que tenemos que los canarios, no sólo hemos sido vendidos como esclavos en vida, sino que después de muertos, continuamos siendo mercancía productiva para las arcas de los colonizadores. Recordemos que durante los siglos XVII y XVIH, el polvo de momias guanches era la panacea de la farmacopea en Europa, lo que motivó la sacrílega, masiva e inmisericorde profanación de los panteones de nuestros ancestros por parte de los europeos.

Sr. González Jerez, (lo de "Señor" es pura cortesía) ignoro si es usted canario o español, de ser canario, la verdad es que no merece serlo y en su momento se tomarán las medidas oportunas. De ser español, no debe olvidar que es usted un invitado (impuesto) en este país, y por consiguiente debe adoptar las más elementales normas de cortesía que cualquier extranjero debe observar hacía el país que le acoge. Usted como típico colonizador se ha tomado la licencia de atacar al pueblo que le acoge, (a la fuerza) en lo más Sagrado de su esencia, se ha permitido tomarse en clave de chanza los cuerpos difuntos de nuestros antepasados, esto Sr, González Jerez, es un crimen que este pueblo jamás le va a perdonar, por muy protegido que se sienta por sus estamentos de ocupación.

Por otra parte, permítame recordarle que este pueblo al que usted tan notoriamente desprecia, fue cuna de la civilización de la que usted y los que como usted piensan hacen gala, tenga en cuenta que desde el 711 hasta 1492, fue el pueblo Mazigio - entre ellos los Zanatas - con un grupo de árabes, quienes aportamos a los bárbaros habitantes de la Península Ibérica, la poca cultura que en sus embotadas mentes fueron capaces de asumir, entre lo que cabe destacar la filosofía y la literatura, una agricultura racional en una tierra de pastores, y especialmente, una arquitectura avanzada de la cual destacaron los baños públicos, elementos desconocidos para los primitivos habitantes de Iberia, a quienes les costó mucho esfuerzo asumir que el tomar baños frecuentemente era bueno para la salud, costumbre que por cierto, abandonaron en cuanto los Mazgios abandonamos el territorio ibérico, prueba de ello es que, la famosa y genocida reina de Castilla Isabel I, "La Católica", solamente se bañó dos veces durante toda su vida, y es presumible que tanto su Corte como su pueblo imitarían su ejemplo, aunque el antecedente de esta costumbre lo originó un rey ibérico que valorando las continuas derrotas que sufría ante las tropas "sarracenas" entendió que Dios no les prestaba su apoyo debido a que el baño anual de sus caballeros les afeminaba, por consiguiente, decretó la supresión del baño y así, sus mesnadas estuvieron protegidas de las flechas de sus enemigos no sólo por las armaduras y corazas, sino por una capa de mierda de un grosor capaz de detener los dardos.

Sr. González Jerez, al leer su articulillo, me viene a la memoria unas estrofas de un Rap que circula por estas islas las cuales dicen más o menos así:

...y sostienes tu postura de que no se es de donde se nace, se es de donde se pace.

Y bien que llevas razón, pues periodistas, rumiantes y cabrones Ellos pacen a montones, importados desde Iberia e incluso desde Europa, Ellos pastan a sus anchas, en despachos coloniales y delegaciones varías Y, van llenando la panza con chanchullo y coaliciones, más las ricas Comisiones toleradas por España...

Pero veamos otra versión de las tesis principales que usted sostiene en el mencionado articulillo el cual en su "casi" totalidad reproducimos, esperando que se lo tome con el "humor" que trata de reflejar en dicho articulillo:

a)  Tesis de la carne fiesta. Alfonso González Jerez, pocos minutos antes de su fallecimiento, ingirió una ración de carne fiesta en uno de los hermosos y límpidos chiringuitos que adornan, con sus cuatro herrumbrosas chapas de metal, las Fiestas del Santísimo Cristo de La Laguna. Acto seguido encogió la patita y expiró entre convulsiones indescriptibles para quedar sepultada bajo un montón de latas de cerveza, Coca Cola y restos de perros calientes. Una hipótesis parcialmente conectada con la anterior es la tesis Chago Melián, según la cual el plumífero resultó afectado por un fulminante proceso de ética profesional al escuchar un concierto del cantante Chago Melián, y la mente seca   no indica otra cosa que su desesperado, postrero y baldío intento por alejarse de sus amos de la metrópoli arrastrándose por el suelo.

b)   Tesis Juan Carlos Alemán.  Otra vía de  interpretación: el putativo Alfonso González Jerez se habría encontrado con Juan Carlos Alemán en una cafetería cercana al Parlamento de Canarias y le había pedido tres razones para votar al PSC-PSOE en las próximas elecciones. Alemán le habría pedido cinco minutos para buscarlas en su despacho. El seudo periodista pidió un cortadito y apoyó la pierna en la barra del establecimiento.  Unos 1.200 años después (la cronología no ha sido perfectamente establecida) seguía allí. Alemán, previsiblemente, seguía en su despacho, con ambas piernas estiradas. Los bioantropólogos se están esforzando por encontrar restos de un leche y leche con sacarina. Pero sólo han encontrado la mala leche mamada por éste putativo de unas malas tetas.

c)  Tesis Paulino Rivero. Ciertos rasgos y medidas antropométricos, y el hecho de encontrar una cebolla mordisqueada por cerebro, revelan que Alfonso González Jerez, en realidad, procedía del sur de España. Según esta hipótesis, Paulino Rivero le había amenazado con cortarle una pierna si apoyaba a Juan Carlos Becerra en el consejo político del PNL, lo que le provocó un espasmo que se prolongó durante el resto de su vida. Posteriormente cambió de actitud y fue compensado con una secretaría general de lame-anos. Por eso se mantiene tan espléndidamente y, si uno se fija bien, sonríe sin parar.

Sin atención y con acritud.: Eduardo Pedro García Rodríguez Chinech, septiembre, 2003
(Archivo personal de Eduardo Pedro García Rodríguez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario