lunes, 31 de agosto de 2015

EFEMÉRIDES DE LA NACIÓN CANARIA



UNA HISTORIA RESUMIDA DE CANARIAS
PERIODO COLONIAL 1501-1600
DECADA 1551-1560

CAPITULO IX-XX


Eduardo Pedro García Rodríguez

1557 Mayo 3.
El Gobernador Juan López de Cepeda se personó en el puerto de Santa Cruz en compañía del Maestro de Cantería Sebastián Merino para comprobar las dimensiones de la fortaleza. Según Rumeu de Armas, el Maestro Mayor de Obras de Cantería é Geometría de la isla Francisco Merino fue quien planeó desde los cimientos la construcción, con la colaboración de su hermano Simón Merino y de Luís Hernández, también Maestros de Cantería.

Esta fortaleza estaba situada en el posterior emplazamiento de la Aduana Real (siglo XVII) y de la Batería de La Concepción (siglo XVII), en un saliente de la costa entre las caletas de Blas Díaz a la izquierda y la playa de las Carnicerías a la derecha: el mar lamía sus cimientos y el cuerpo central -el baluarte con su terraplén- era de planta cuadrada, teniendo, «...todo el terrapleno de cumplidor con los dos lienzos de fuera dozientos é dos pies... otro si que tiene de anchor con los dos lienzos quarenta y siete pies...».

Entre los frentes de mar y tierra existía una diferencia de altura de un tercio, y en la visita oficial llevada a cabo por D. Alonso Pacheco el 4 de Febrero de 1559, le asignaron los medidores las siguientes proporciones: «...é dijeron que tiene de cumplido treinta é seis brazas... é que tiene de anchor treinta pies...». Por la parte de la costa el muro desde los cimientos hasta la mitad estaba construido de cantería y el resto de mampostería excepto las últimas hiladas que volvían a ser de cantería; en el frente de tierra o poniente y los flancos, las paredes eran de mampostería y lo mismo los cubelos; el baluarte estaba terraplenado por completo y macizo pues no tenía más huecos que la escalera para subir a la plaza de armas. La puerta principal estaba situada en la pared de poniente, rematada por los escudos de España y Tenerife en piedra y cerrada por puerta de madera guarnecida de hierro que daba acceso aun estrecho corredor con rastrillo de hierro por el que se alcanzaba la escalera para subir a la plataforma, escalera que era levadiza «con su cadena é torno para la subir á la plataforma». La plaza de armas estaba toda amurallada por un parapeto de piedra en el que se abrían troneras para Artillería y arcabucería. A este núcleo se unía en el ángulo S.O. un cubelo de altura doble aproximadamente que la fortaleza, en cuyo interior había un aljibe para recoger el agua de lluvia, y la terraza del mismo estaba rematada por almenas donde podía emplazarse Artillería. Aislado de la edificación general se alzaba en el frente Norte otro cubelo frente a la ermita de Nuestra Señora de la Consolación, y dominando la caleta
de Blas Díaz; su altura era casi igual al anterior y disponía de dos pisos: en el primero a media altura de la torre se abrían las troneras, y en el segundo rematado por almenas, podían emplazarse algunas piezas de Artillería. Esta era la fortaleza -según Rumeu de
Armas- tal y como existía el 30 de Julio de 1557 cuando trasladada la Artillería a ella y nombrado su guarda mayor el Capitán Juan Ortiz de Gomeztegui, pudo darse por concluida en lo más fundamental, aunque las obras continuaron durante largos años.

El Cabildo designó el 7 de Febrero de 1558 su primer Alcaide, que fue el Regidor Diego Yanez de Céspedes. Dio S.M. facultad al Regimiento de la Isla por su Real provisión de 6 de Junio de 1565 para que pudiese nombrar Alcaide de dicha fortaleza siempre que recayese en hidalgo, sin que fuese necesario enviar el nombramiento al Consejo, y se le señaló 60.000 mrs de salario.

La primera actuación de esta fortaleza fue el 1 de Septiembre de 1555 rechazando el ataque del famoso vicealmirante de Bretaña Nicolás Durand de Villegaignon, hijo de Louis Durand señor de Villegaignon y de su mujer Jeanne de Fresnoy.

El 19 de Mayo de 1558 fue ascendido y destinado a las Indias el Gobernador D. Juan López de Cepeda y durante el mando de su sucesor, prosiguieron sin interrupción las obras de esta fortaleza, fue éste Hernando de Cañizares, quien con el Regidor de Gran Canaria y Visitador Militar del Archipiélago D. Alonso Pacheco se personó en el puerto de Santa Cruz el 4 de Febrero de 1559 con varios Regidores, llevando como asesor técnico a Francisco Merino, Maestro Mayor de Obras de Cantería é Geometría, así como también a Luís Hernández así mesmo Maestro de Geometría, Diego Pérez López, antiguo Mayordomo é guarda mayor de la artillería, e Iñigo de Durango. Previamente juraron los peritos «por Dios é Santa María é por las palabras de los Santos Evangelios é sobre la señal de la cruz» , donde pusieron sus manos derechas y luego se procedió a la medición de sus muros y cubelos por testimonio de escribano. En el proyecto de López de Cepeda, se unía el cuerpo central con los dos cubelos para formar un conjunto de gran solidez: la pared del N. de la fortaleza debía prolongarse hasta su unión con el cubelo N.E. formando una amplia muralla con su corredor almenado por ambos flan-cos; los cubelos estarían unidos por un muro de cerca para formar un patio en su interior, ya este objeto se prolongaría con menor altura la pared meridional de la fortaleza hasta situarse en la alineación del cubelo del N.O. y de este modo el cubelo y la muralls. cerrarían el patio. En la visita citada, propuso Merino se diese remate a la obra con arreglo al plan previsto para lo cual era necesario adquirir las casas de Gaspar. Rodríguez que situadas en las proximidades del cubelo N.O. impedían la construcción de la muralla N. así como las casas de Blas Lorenzo, en cuyo emplazamiento habían de coincidir las dos murallas que unirían los cubelos. Después de amplia discusión, se acordó: aumentar el terraplén hacia el poniente para que la Artillería pudiese jugar mejor; elevar la altura de los dos cubelos; construir un tercer cubelo en el ángulo N.O. para que flanquease con el antiguo allí edificado la puerta principal de entrada y el patio de acceso a la fortaleza; construir las viviendas para el Alcaide, «...con sus salas é palacio é con sus servicios de cocina é despensa é chimeneas é hornos...». Edificar otro aposento para caballerizas y derribar la Ermita de Nuestra Señora de la Consolación, por estar situada en un lugar eminente que hacía padrasto a la fortaleza. El costo de estas reformas se elevaba a «seiscientos é quatrocientos é sesenta é seis mil maravedis de moneda corriente de estas islas».

Desde 1558 a l573 esta fortaleza fue terminada con arreglo al plan de Cepeda: se construyó la muralla Norte de unión con el cubelo hasta entonces aislado; se cerró el patio central por las dos murallas que arrancaban de los cubelos y se llevaron a cabo otras pequeñas modificaciones.

En 1566, siendo Gobernador de Tenerife y La Palma el Licenciado Juan Vélez de Guevara, se estudiaron los problemas que planteaba esta fortaleza por el escaso acierto que había presidido la elección de su emplazamiento, pues por todos se estimaba la posición dominante que sobre ella ejercía la Ermita de Nuestra Señora de la Consolación; para compensar este inconveniente, se proyectaba ampliar la fortaleza por el N. llevándola hacia el mar en el flanco derecho de la caleta de Blas Díaz, y elevar este segundo cuerpo de ampliación a mayor altura que el antiguo y con un alto parapeto de protección que contrarrestase la situación dominante de la citada Ermita; este proyecto fue aprobado el 1 de Noviembre de 1566 pero parece no se llevó acabo. (José María Pinto de la Rosa, 1996)

1557 Junio.  Embarcaba para su lugar de origen el empleado de la metrópoli Don Rodrigo Manrique de Acuña, tras ser absuelto en el juicio de residencia, no obstante el encono que puso Mexía en inquirirlo todo, teniéndolo arrestado ocho meses en su domicilio, al dar oídos a las reclamaciones de sus enemigos, en particular los Carvajales de Gáldar , declarados traidores por el gobernador Manrique-en uso de un rigor excesivo-después del ominoso asesinato del alcalde mayor y capitán coronel de las villas de Gáldar y Guía, Hernando de Pineda, perpetrado por Bernardino de Carvajal y Maciot de Bethencourt. Fue asesinado por Bernardino de Carvajal y Maciot de Bethencourt, sus enemigos, cuando regresaba de Las Palmas a Gáldar, después de haber asistido, expresamente llamado por el gobernador y el capitán general Cerón a las fiestas de la proclamación. Este crimen, que tan honda impresión causó en la isla. de Tamarant (Gran Canaria) por los actos que reseñamos, tuvo Como remota causa. la. rivalidad de dos familias de Gáldar : Pinedas y Carvajales. La primera, en el ceguro del valimiento oficial y tiranizando a. sus enemigos por el apoyo que prestaba don Rodrigo Manrique a Hernando de Pineda, y la segunda ofendida contra este último, hasta considerarlo "como mortal enemigo", por sus tropelías y por haber protegido a ciertos "parientes de su mujer” (Maria Díaz de Mota, hija legitima de Gonzalo Díaz de Aguilar) que habían dado muerte alevosa a Miguel Trejo, hijo de Bernardino de Carvajal, y dejado impune el crimen.

Esta rivalidad condujo al trágico episodio que todavía recuerda el lugar denominado cruz de Pineda, junto a la. Montaña de Arucas. Regresaba a caballo Hernando de Pineda, de Las Palmas, tras de asistir a las fiestas de la proclamación de Felipe II, cuando he aquí que, siguiéndole los pasos, trabaron con él pendencia Bernardino de Carvajal y Maciot de Bethencourt, de resultas de la cual cayó para siempre en tierra el alcalde mayor de Gáldar, mientras los supuestos "vengadores" ganaban la salvación con la huida.

Enterado don Rodrigo Manrique de Acuña del desaguisado, se personó el domingo 17 de marzo de 1556 en la villa de Gáldar, y dando por supuesto que Bernardino de Carvajal era el asesino, sin guardar orden ni tela de juicio hizo cierto auto o sentencia, por el cual declaro al dicho Bernardino de Carvajal por traidor y a  todos 1os que de su linaje descendiesen hasta la cuarta generación y mando que las casas de su morada fuesen asoladas y puestas por tierra, y puestas en ellas un mármol como casa de traidores que hubieran cometido crimen de lesa Majeatatis..." (Escrito de denuncia de Ramiro de Guzmán, en Antonio Rumeu de Armas).

Los Carvajales aprovecharon el juicio de residencia de don Rodrigo Manrique de Acuña para envolverlo en un enojoso  litigio en defensa del ultrajado honor familiar y en reclamación de 1.500 doblas de oro por los daños causados a los hijos de Bernardino con la ruina de su morada.

El pleito lo inició, en septiembre de 1556, Ramiro de Guzmán, como curador de los hijos de Bernardino de Carvajal (Alonso y Francisco de Carvajal, Elvira de Malueños y :Margarita .Fernández de Carvajal, habidos en su matrimonio con Melchora de San Juan) ; y después de diversas incidencias, con escritos de demanda, réplica y contrarréplica e informaciones testifícales, fue fallado por el licenciado Mexía, según parece desprenderse del proceso, en sentido favorable para ambas partes, quedando don Rodrigo Manrique de Acuña liberado de toda responsabilidad y la familia de Carvajal rehabilitada en su buena fama y prerrogativas nobiliarias.

Por cierto que en todo el proceso se alude con insistencia al hecho de ser Bernardino de Carvajal nieto del Guanarteme de Gáldar Thenesor Semidan (don Fernando Guanarteme), como hijo de Margarita Fernández Guanarteme, habido en su matrimonio con Miguel Trejo y Carvajal.

1557 Julio. Se presentó ante Winiwuada n Tamaránt (Las Palmas de Gran Canaria) un navío francés que pretendía capturar a un patache cargado de Trigo y fletado por el Cabildo catedralicio. Perseguido por dos buques insulares, es cañoneado y hundido, cogiendo 11 prisioneros y ahogándose el resto.

A partir de esta fecha disminuye de forma drástica la piratería francesa en aguas del Atlántico. No obstante, las islas no pueden gozar de seguridad en sus aguas el peligro ingles y de los piratas del continente sustituye al galo.


1557 septiembre 4.

PETICIÓN  DE JUAN RODRÍGUEZ DE CUBAS DE UN PEDAZO DE TIERRA EN EL BARRANCO DE AGUATONA EN AGÜIMES. Telde.  “…Muy magnificos señores,Juan Rodriguez de Cubas vezino desta çibdad de Telde beso las manos de vuestras señorias y digo que a veinte años que a mi y a Ambrosio Alvarez mi hermano  ovimos pedido  un pedaço de tierras de   hasta çincuenta  hanegadas  que son de aquel cabo del  barranco de Aguatona en Agüimes e lindan por la parte de arriba con tierras que son agora de Francisco  de Vargas y otros  linderos  de la otra  parte  tierras  de Francçisco Diaz Bolullos y por la parte de abaxo tierras realengas,las  quales nos fueron dadas por vuestras señorias y las hemos senbrado  y aprovecha- do  desde  entonçes  aca y to e ydo   a sacar el titulo  dellas y no  lo halla el escrivano  deste cabildo segund el dara ynformaçion a vuestra señoria por que dize que falta siertos registros e suplico a vuestra señoria pues a tanto tiempo que la poseemos  nos manden  dar titulo  dellas por que otra persona  no nos pueda perjudicar y en ello pido justiçia.

…presento por testigo a Françisco Martin vezino de Agüimes el qual avien- do jurado  en forma de derecho  dixo que lo que sabe es que este testigo ara quinze   años  que  vio  que  Ambrosyo  Alvarez  heramdno  del  dicho   Juan Rodriguez de Cubas desmonto  parte de  las dichas tierras e sembro en ellas e este testigo le arrendo  agua para regar el pan dellas del agua que este testigo tenia de Sancho Martinez  de Cadiz e asymesmo vio que Françisco Diaz por mandato  del dicho Anbrosyo Albarez desmonto  en las dichas tierras e asimis- mo vyo que otros dichos portugueses arrendaron parte a Amrosyo Albarez e las senbraron  e dio alhorra…aquel año cogieron pan en ellas por que lo vyo e por suyas del susodicho  son tenidas  las tierras e este testigo   a syenpre asy oydo dezir.E que esta es la verdad e fyrmolo.

… E despues desto en la dicha çibdad de Telde a quinze de Setienbre e del dicho año estando  en la dicha visita el dicho señor gobernador e los señores Alonsode Herrera  y Hernando Spino regidores diputados  e don Juan Pacheco regidor por presençia  de my el dicho escrivano se torno  a presentar  la dicha petiçion e por los dichos señores gobernador e regidores vysta la ynformaçion dixeron que le daban e dieron la dicha tierra syn perjuizio de terçero e con las condiciones  de la tierra de sequero e que se le de titulo dellas..
…En XII de Setienbre de IVDLVII años contradixo estas tierras Bartolomé de Tovilleja por que dixo tener titulo dellas.”   (Rafael Sánchez Valerón y Felipe Enrique  Martín Santiago. Génesis y desarrollo del Ingenio durante el siglo XVI)

1557 septiembre 13.
PODER PARA VENDER TIERRAS EN LA VEGA CASTAÑA.
Las Palmas.  “Ana de Puerta, vecina de la isla, hija y heredera de García de Asiego, veci- no, que fue de la isla, apodera a [roto] Díaz, su hermana, vecina de la cudad de Telde, para que en su nombre  pueda vender la parte que, como heredera de supadre, tiene sobre ciertas tierras en la Vega Castaña, término  de dicha ciudad y villa de Agüimes, en la persona y por el precio que le pareciere.”


1557 Octubre 24. Dto. 22.-Pedimento de Juan Albertos Guiraldín descendiente por línea directa del Mencey de Güimar conocido como Añaterve.

En la Noble Ciudad de San Cristóbal a 24-X-1557 ante el muy magnífico señor Lcdo. Juan López de Cepeda, Gobernador e Justicia mayor de Tenerife e de La Palma por sus Magestades, y en presencia de mí Juan López de Açoca, escribano mayor del Concejo e público, uno de los de Número desta dicha ysla por  sus Magestades, pareció presente Juan Albertos Guiraldín, vo. desta dicha ysla, e presentó un título, su tenor del cual es éste que se sigue:

Don Alonso Fernández de Lugo, etc. do a vos Juan Alberto Guilardín, vecino de la dicha ysla  que soys presente, 150 f. de ta. que son en esta ysla de Tenerife, en el término de Agache, de la una vanda subiendo alcançe la majada de Anodeça hasta la cueva de Arbença e de la otra parte la fuente que se dize de Pablo, canario, e de la van da de arriba el pinar. 22-11-1522.

«Digo que vos do cien fanegas de ta. en el dicho lugar en nombre de sus Magestades, sin perjuicio de tercero». El Adelantado.

En 24-X-1557 ante el Sr. Gobernador pidió el Concejo su mayor información.

E luego el Sr. Gobernador mandó que el dicho Juan Albertos diese ynformación de lo susodicho e ésta proveerá justicia. Juan López de Açoca.

E después de lo susodicho en 27 -X-1557 por J. A. fue presentado por testigo a Diego Hernández, estante en esta ysla, el cual juró en forma e dixo que sabe e tiene noticia de las tierras en el dicho título contenidas de más de dizeocho años a esta parte por las haber visto y estado en ellas, las cuales tiene este testigo por de Juan Albertos e por tales suyas las ha oído nombrar y tener, y en ellas le vido tener mucho tiempo su ganado ovejuno e por tales suyas son habidas e tenidas y este testigo no ha visto ni oido decir que otra persona ninguna tenga título a ellas y que ésta es la verdad so cargo del juramento que hizo y no firmó porque dijo que no sabía escribir .

En este día Bernaldino de las Cuevas juró en forma dixo que muchos años a que J. A. le mostró a este testigo el título e data contenido en el pedimento que así agora le a sido mostrado y le dixo J. A. a este testigo que demás del heredamiento de Güymar tenía e poseía las tierras en el dicho título contenidas e traya en ellas sus ganados obejunos e otro género de ganados suyos e que esto mismo que oyó decir a J. A. oyó ansymismo decir a otras personas de cuyos nombres no. se acuerda, que las dichas tierras contenidas en el dicho título heran de J. A. e por tales suyas las poseía e traía en ellas sus ganados e por tales suyas heran avidas e tenidas e que de veinte e cinco años a esta parte este testigo no a visto ni oydo que otra persona alguna aya en ellas entrado ni ocupado e que ésta es la verdad so cargo del dicho juramento. Bernaldino de las Cuevas.

E después desto en 4-XI-1557 J. A. Guilardín presentó por testigo a Alonso Núñez, vecino desta ysla, el cual juró en forma de derechoe siendo preguntado dixo que este testigo ha visto el dicho título en poder de J. A. dende que suena ser hecha e luego que le dio e la del Lcdo. e Repartidor desta ysla se lo mostró a este testigo y desde entonces hasta agora este testigo ha tenido e tiene las dichas tierras contenidas e deslindadas en el título por de J. A. e por suyas las ve tener y son habidas e tenidas y es público y notorio en las dichas tierras como  suyas ha tenido e tiene J. A. su majada y asiento de ganado e que esto es la verdad so cargo del juramento que hizo e firmólo de su nombre. Alonso Núñez.

E después desto en dicho día, mes e año susodicho el señor Gobernador visto lo susodicho, dixo que mandava e mandó dar a J. A. mandamiento de posesión de las dichas tierras en el dicho título contenidas sin perjuicio de tercero que fue hecho e dado a J. A. en forma. Juan López de Açoca.

En 7- VI -1576 lo presentó el Lcdo. Hernando Gallinato, regidor, me pidió lo pusiese en el registro con los originales. Testigos: Lope de Açoca e Juan de Açoca, regidores. Simón de Açoca, escribano mayor del Concejo.

1557 octubre 29.

PETICIÒN DE PEDRO LORENZO  Y HERNANDO ESTÉVEZ, VECINOS DE TELDE, DE DOS   PEDAZOS DE TIERRA, UNO EN LA PARTE DE GANDO Y OTRO   HACIA EL CARRIZAL, LINDANTE CON EL “CERCADO DEL CABALLERO” CON UNA CUEVA.

Las Palmas. “…Muy magníficos  señores,Pedro  Lorenzo  e Hernando Estevez vezinos desta  ysla besamos las manos de vuestras señorias y les suplicamos nos hagan merçed  de  nos  dar  hasta  ochenta  hanegadas  de  tierras  en  la comarca  de Agüimes que son hasya la mar a la parte de Gando e son linde de otras tierras que tenemos por la vanda de arriba e por un lado con tierras de Juan Gonzalez e por abaxo  hazia la mar  e asymesmo otro pedaço que esta de la otra parte de tieras de Juan Gonzalez hazia el carrizal  e por abaxo lyndan con el çercado del caballero  e camino del  carrizal con una cueva que esta dentro en ellas,que en darnolas  reçibiremos  merçed  por  que  son sy perjuizio  de nadie  e yo Pedro Lorenço tengo quatro hijas para casar y en ellreçibire merçed
…En cabildo XXIX de Octubre  deIVDLVII años. Que dando ocho doblas se  le  dan  sin  perjuizio  de  terçero.Visto  por  los  dichos  señores  justiçia  y regimiento  dixeron que dando  los dichosPedro  Lorenço y Hernando  Estevez ocho doblas para la fortaleza de las Ysletas se le davan y dieron las dichas tier- ras de suso declaradas sin perjuizio de terçero e con las condiciones  que se le dan las tierras de sequero e mandaronselas  asentar en este libro de datas y dalle titulo dellas”. (Rafael Sánchez Valerón y Felipe Enrique  Martín Santiago. Génesis y desarrollo del Ingenio durante el siglo XVI)

1557 diciembre 22.
DATA DE LOS HIJOS DE JUAN MARTÍNEZ DE BILBAO Y LOS DE GONZALO VAEZ Y SU MUJER CATALINA VAEZ EN EL “CERCADO DEL CABALLERO”, CERCA DE GANDO, ACTUANDO COMO TESTIGO ALONSO DE MATOS.

Las Palmas, “…Muy magníficos señores,Llorente  González  comoconjunta persona  de Luis  de Cabrera e Françisco Taborda  como marido  de Mençia de Cabrera e Maria de Morales todas tress hijas de Juan Martinez  de Bilbao difunto  por nuestras parte e Catalina Vaez muger que fue de Gonçalo Vaez por mi e Luis Vaez mi hijo, paresçemos ante vuestras señorias e dezimos que a los susodichos fue hecha merçed y data de çient hanegadas de  tierras en  Aguimez por el año pasado  de     quarenta  e dos  años  linderos  el albarrada  del  çercado  de  del caballero e de la parte de Agando un barranquillo  que viene de dos montañas e por   arriba el açequia vieja del tiempo  de Grand Canaria que viene del çer- cado del cavallero. E del tiempo dicho a esta parte avemos tenido e  poseido las dichas tierras e aprovechado  parte della e et avemos buscado  el titulo e como las escripturas del offiçio an andado de unas casas en otras e faltan algunos tit- ulos e libros dellos e no lo hallamos subplicamos a vuestras eñorias nos hagan merçed de nos mandar dar titulo della e no permitan que por algunas personas seamos en razón dellas  pues  a tanto tiempo que se dieron  a nuestros padres e antepasados  e las avemos començado  a provechar, que en ello probeyendo justiçia reçibiremos  merçed.

…Françisco Tabordo presento como testigo a Alonso de Matos el cual juro segun derecho, e siendo preguntado   por el tenor del mandamiento e  comision dixo que sabe e conoçe e tiene memoria de las dichas tierras las quales sabe que son en la parte del lugar contenido  en el dicho mandamiento e que sabe este testigo que por el tienpo contenido  en el dicho mandamiento o más o menos, Juan Martinez de Bilbao e Gonçalo Vaez juntamente  poseieron las dichas tier- ras por  que  este  testigo  bido  la petiçion  para  las pedir  en  manos  de  Juan Martinez de Bilbao e que despues oyo dezir este testigo que el cabildo se las avia dado pero que no sabe en que cantidad, e que despues bido este testigo que el dicho Gonçalo Vaez desmonto  hasta quinze hanegadas de tierras las quales el dicho Gonçalo Vaez senbró porque este testigo le ayudo a arar en ella. E vido que  de  quinze  años  a esta parte  el dicho  Gonçalo  Vaez e despues  del  sus herederos sienpre an poseydo las dichas tierras en la dicha cantidad arandola e senbrandolas  e cultibandolas  arrendandolas  e que desto es la verdad e lo que sabe deste caso por el juramento  que hizo e lo demas no sabe e no firmo por que dixo no sabe escrevir.

…E por los dicho  señores  gobernador e regidores vysto dixeron  que…se dan  las dichas  tierras  a los  dichos  herederos  de  Gonçalo  Vaez e  de  Juan Martinez de Bilbao sin perjuizio de terçero e conforme a las hordenanças  de la isla.”  (Rafael Sánchez Valerón y Felipe Enrique  Martín Santiago. Génesis y desarrollo del Ingenio durante el siglo XVI)

1557 diciembre 31.
DIEGO  DÍAZ SE OBLIGA AL PAGO DE UNA DEUDA,  POR COMPRA DE ACEITE PARA LA FABRICACIÓN DE AZÚCARES EN SUS INGENIOS DE TELDE  Y AGUIMES.
Las Palmas. “Diego Díaz, vecino de la ciudad  de Telde, como  principal  deudor,  y Juan de Cabrera  Valerón, como su fiador y principal  pagador, se obligan  a pagar a Juan Agustín Justiniano, genovés, res. en la isla, 200 doblas por razón de cien arrobas  de aceite, a 14 reales la arroba, habiendo  recibido  Díaz el resto cumplimiento a las 200  dbs. en dinero  de contado,  el cual dinero  y aceite están en su poder y se los dio Justiniano para la fabricación de los azú- cares que este año ha de hacer en sus ingenios de Telde y Agüimes; los ha de pagar por el día de San Juan de junio de este año. Díaz hipoteca los azú- cares blancos, escumas y rescumas y refinados que este año le pertenezcan en sus ingenios; Cabrera, lo mismo  que procediere  de sus cañas que tiene para moler en este año en la Vega de Enfrente.”





No hay comentarios:

Publicar un comentario