lunes, 24 de febrero de 2014

MISCELANEA DE HISTORIA DE CANARIAS (XV)





NOTAS AL DIARIO DE LAS HERMANAS CASALON (VII)
 
 
Eduardo Pedro García Rodríguez

   
Bentor. Mencey de Tahoro, posiblemente estuvo casado con una hermana del Mencey de Abona, sabemos que tuvo un hijo y una hija, el primero cuyo nombre exacto ignoramos, (pero que seguramente se trata de Derimán, quien fue conocido como Cristóbal Hernández de Tahoro o Tahodio) fue vendido como esclavo por Lugo en dos ocasiones, la segunda llamada Ana Gutiérrez, casó con Juan de Mena  y tuvieron los hijos siguientes: Pedro de Mena; fue alguacil del campo de la isla, el 3 de febrero de 1555, en que testificó en informaciones que hizo Hernando del Hoyo, casado con Polonia de Lugo, quienes tuvieron a Ana Bentor de Mena, quien el 28 de  junio de 1589, revocó poder que tenía dado a favor de María Sarmiento, otorgando uno nuevo a favor de Andrés de Armas, vecino de la isla del Hierro, para hacerle valer los derechos que pretendía corresponderles de la herencia de su abuela materna. Juan de Mena y Sebastián de Mena, éste último caso con Leonor de Ayllón, y tuvieron a: Antón de Mena Benchorhe; Ana Vélez; Pedro de Mena, quien caso con María de los Olivos; Juan de Mena (el viejo) que casó con Melchora Verde; Sebastián de Mena enlazó con Margarita Hernández, de este matrimonio nacieron: Simón de Mena; María Sebastiana de Mena y Gaspar de Mena. De Juan de Mena (el viejo) y Melchora Verde procrearon a: Juan de Mena Betancort (el mozo), quien casó en la parroquia de San Marcos de Icod, el 14 de octubre de 1604 con Francisca de Carminatis, hija de unos mercaderes milaneses establecidos en Tenerife; Martín de Mena que casó con Isabel Martínez, y tuvieron una hija, María de Mena que casó con Pedro Alonso Berganciano (guanche), en su testamento fechado en 1665 declara haber tenido once hijos, cuatro varones y siete hembras; Melchora Verde, contrajo matrimonio en la Parroquia de Santa Úrsula de Adeje, el 6 de julio de 1619 con Hernán García del Castillo. Mateo De Bentancort; Águeda de Munguía quien casó con Pedro García del Castillo. Diego de Mena, que otorga escritura en Vilaflor en 1674.
 
    Andrés de Llerena procrea con su esposa Margarita González a: Catalina González, casada con Juan de Betancort; Bárbara González, que contrajo matrimonio con Hernando de Ibaute, Miguel; Andrés; Alonso; Diego.
 
    Del matrimonio de Bárbara González y Hernando de Ibaute nació Margarita de Llerena, quien casó con el Capitán Juan Delgado de Adexe.
 
    Tegueste II, llamado después de bautizado Juan de Tegueste casó con Catalina Ramírez y Afonso, de este matrimonio nacieron Juan Teguazo / Teguaco; Tegueste (el apellido de éste hijo de Tegueste II, se ignora.)
 
ALGUNOS DE LOS CONQUISTADORES ISLEÑOS CRISTIANIZADOS
 
    El aporte de nombres y apellidos españoles en la isla de Tenerife se produce desde el mismo momento en que se inicia la invasión y conquista, y con seguridad mucho antes, debido a las continuas razzias que sufría la isla, y al establecimiento del primer eremitario cristiano en Güímar, según se desprende de unas declaraciones de Diego de Herrera en la información de Cabitos (1477), quien se expresa en los siguientes términos: «...el obispo de las dichas islas ha estado en las dichas islas e sus clérigos; e en la dicha isla de Tenerife han entrado azas veces frayles e tienen su iglesia e hay en ella azas gente baustizada». Entre las huestes reclutadas por Alonso de Lugo en España, y en las islas ya conquistadas figuraban un buen número de isleños que ostentaban nombres y apellidos españoles. Muchos de los esclavos y horros canarios vieron una oportunidad de regresar a sus islas alistándose en las banderas de la conquista, con el beneplácito de sus dueños y en algunos casos acompañando a estos, posteriormente algunos esclavos y horros canarios importados desde Portugal e isla de la Madeira para trabajar en los ingenios de azúcar  eran avecindados como portugueses y naturalmente portaban nombres y apellidos portugueses, este fue el caso del maestro azucarero  “portugués” Juan de Galdar.
 
    La población guanche deportada como esclavos a la isla de la Madeira alcanzó tal magnitud que llegó a constituir un verdadero problema para los colonos portugueses, habituados los guanches a los terrenos agrestes, fueron empleados preferentemente en el cuidado de ganados menores, cabras, ovejas y cerdos, el carácter indómito de la raza pronto les indujo a revelarse contra la situación impuesta por los esclavistas europeos y muchos de ellos optaron por refugiarse en las montañas tratando de llevar una vida similar a la que les habían obligado a abandonar, al tiempo que hacían partícipes de su espíritu de libertad a los negros de la colonia y a sus hermanos, tantos horros como esclavos que moraban en los poblados, constituyendo el grupo de los guanches alzados de la isla. La inseguridad creada a los esclavistas fue tal, que obligó a las autoridades de la metrópolis portuguesa a tomar cartas en el asunto, así el Duque regente comunica a la colonia en fecha 12 de noviembre de 1483 que: «En cuanto a lo que dicen que hay muchos esclavos canarios que sus dueños ocupan como pastores de ganados en la sierra y ellos se amotinan y merodean por la sierra, y destruyen los ganados ajenos (...) tengo por bien que se remedie de esta manera: que los jueces ordinarios hagan averiguación seguidamente, y así de aquí en adelante cada año, sobre cuáles son los canarios que andan amotinados en la sierra y hacen daños a los ganados y que aquellos que encuentren tener culpa (...) se ocupen de aprisionarlos y los entreguen a la justicia...».
 
    Las medidas represoras no debieron tener mucho éxito, por el contrario, el descontento creado por los alzados entre los negros y los canarios que habitaban en los poblados fue en aumento, hasta el punto de que el descontento amenazaba con una insurrección generalizada, situación que decidieron a las autoridades portuguesas decretar la expulsión severa de los canarios en 1490, en los siguientes términos: «En dicha isla (Madeira) no habrá canarios de la Gran Canaria ni de la isla de La Palma ni de Tenerife ni de La Gomera, ni horros ni cautivos, entendiéndose los hombres y muchachos a partir de los diez años de edad. Las esclavas puede tenerlas quien quiera, pero las mujeres horras de estas mismas islas que se marchen. Tendrán de plazo para marcharse hasta fines de Octubre del presente año; si se les encuentra a partir de esta fecha los que fueren cautivos y sus dueños pagarán seis mil reales y además cada uno recibirá cincuenta azotes públicamente y será expulsado fuera de la isla...».
 
    La aplicación de estas medidas drásticas no gustó a los maderienses por varias razones; la primera, porque los hacendados se verían privados de una mano de obra especializada que dominaba los trabajos en los ingenios azucareros, la segunda porque el tiempo dado era corto y los dueños de esclavos no podrían venderlos como lo harían en una situación normal de mercado, lo cual les crearía un grave quebranto económico, la tercera, que la comunidad de guanches horros era importante en el desarrollo del comercio de la colonia. Por tanto los hacendados mantenían ocultos en sus ingenios y plantaciones a sus maestros azucareros canarios, mientras gestionaban ante la corte portuguesa la moderación del decreto de 1490. Y así, el Duque vuelve a escribir sobre el mismo asunto en 1491. «...Y porque también acerca de los canarios cautivos y horros me ha sido requerido que ellos se queden en esta isla y no sean expulsados como yo quise y había ordenado por consejo de algunos principales de vosotros, ahora me place que de la misma manera que se ha de proceder con las mieles se proceda con dichos canarios.».
 
    A continuación reseñamos algunos de los nombres de conquistadores y primeros “repobladores” que se han salvado del anonimato.
 
    Guillén Castellano, canario, conquistador y regidor perpetuo, formó parte del primer Cabildo de Tenerife, la primera sesión documentada a la que asistió Guillén Castellano fue el 15 de agosto de 1498.
 
    Pablo Martín Buendía, canario, soldado de a caballo que lanceó y remató al ya mal herido Chimenchia (Tinguaro), en la sierra de Sejeita, (San Roque) durante la batalla de La Laguna. Fue generosamente datado por el adelantado entre otras obtuvo datas en: Una cueva que era auchón del rey de Tacoronte, q. cabo la mar que agora vos teneis (1497).En la Rambla de los Caballos, debajo del camino que va a Daute, 2 caíces unas cuevas y una fuente (1502). 2 caíces de tierra de sequero...desde la cruces donde murió la mujer en la lomada hacía la mar (1501).  Conjuntamente con Pedro de la Lengua-también canario-obtuvieron las tierras de Charco del Pino (Chimiche) Granadilla, cuya data transcribimos: «...Pedro de la Lengua y Pablo Martín. Una lomada de ta. en Abona en Arcamaze, dende el barranco donde están los charcos e un pino hasta otro barranco q. esta hacía Agache, a donde está un drago, e por arriba unas montañas e aguas vertientes a la mar, con las cuevas q. hay dentro deste cercoito  con una fuente q. esta a la parte de arriba del drago, cabo unos pinos, hasta  en cantidad de 8 c. 4. para cada uno, e más vos doy dentro de las mismas tas. Dos asientos de colmenas, así como conquistadores q. fuiste desta isla. Digo q. vos doy 3 c. Con los asientos de colmenas. 24-XI- 1511.».
 
    Ibone de Armas, Maxorero, destacado guerrero. Capitán en la conquiste de Tenerife. «Ybone de Armas. 5 f . con su agua q. es en el barranco del Baradero a par de Juan Sanches en pasando el dho. barranco. Si otros alvalaes hoviere antes deste q. por cuanto non han sido deficadas vos las do para q. las defiqueis. Vos do las dhas. 5 f . para viña con tal q. pongais luego sarmientos. 2-I- 1505.»
 
       
 
    Alonso Bentagaire/a, casado con Juana Sanches,  fue datado con 3. c. a las cabezadas de López Fernández, con un día de agua para regar cada dos meses, 13-VIII-1503, en el mismo año se le concede la siguiente data: «...Alonso Bentagayre, marido de Juana Sanches, 3. c. De ta. de s. q. lindan Pablo (¿) Sánchez y Sancho Cosme y la fuente donde ha de bever el ganado; las tas. Son donde sembraba el Rey de  Ycode encima de la tas. de Diego de Mesa. Q. vos den 2 c. Lunes 13-VIII-1503.».
 
    Pedro Maninidra, natural de Gran Canaria, (más conocido por una anédocta que creemos no fue cierta que por sus hechos de armas.) fue capitán de las tropas indígenas de Gran Canaria en la invasión española de Tenerife, muriendo en las costas del continente en una de las entradas realizada por el adelantado a la razzia de esclavos.
 
    Está debidamente documentado el hecho de que Alonso Fernández de Lugo, obligaba a sus próximos a seguirle en estas correrías, lo que obligó a algunos isleños a presentar denuncia ante la corona por estos atropellos. Era práctica habitual en el adelantado solventar sus chanchullos políticos y económicos dando liberalmente datas de las tierras que había usurpado a sus legítimos propietarios, pero era remiso e incluso avaro cuando los solicitantes eran isleños, como se puede apreciar por esta data concedida a la hija de Maninidra: «Pedro Maninidra. Constancia Ferrandes.«Yo don Alonso Ferrandes de Lugo, Adelantado de las Islas de Canaria, Gobernador de la Islas de Tenerife e San Miguel de la Palma por la Reina dona Juana, nuestra señora digo q. por cuanto Pedro Manynydra, canario de la Gran Canaria, por servir a Sus Altezas en difinsión de nuestra santa fe católica fue muerto en Saca por los moros e demás desto fue conquistador en esta dcha. Isla de Tenerife e la ayudó a ganar en satifacion e remuneración de los susos dho. Doy a vos Constancia Ferrandes, fija del suso dcho. Manynydra, dos f. De ta. de r. En Tahoro, en término del Araotava, para poner cañas e  así mismo en el dho. Término vos dos 2 f . De tas. para q. para poner viñas donde no sea dado e dovos estas dhas. Cuatro f. De tas. para q. sean vuestras e de vuestros fijos q. Dios vos diere, e por ésta mando a los repartidores de las tas. de Tahoro q. vos selañalen estas dha. tas. como dho. Es, e por esta mando a Atón de Vellejo, escribano del Cabildo, q. lo asiente en el registro, y así mismo mando al repartidor del agua q. vos la q. pertenece por su dula a las dhas. Dos f. de tas. Fecha a 20 días del mes de XI de 1503 años. El Adelantado. Amaro Gonçales, repartidor del agua del Arautaua: yo vos mando q. deis su parte del agua q. le pertenece por 2 f . de ta. q. yo le di en el Arautaua de r. Lo cual haced luego visto este mi mandamiento. Fecha a 19 de II DE 1508 Años. El Adelantado».
 
    Alonso de Córdoba, Canario. Un pedazo de ta. q. está debajo de Tafuriaste junto con otras 6 f .q. vos di q. será de hasta 7 f . Linderos Pedro de Madalena y Juan de Cartaya. Y 2 c. en el lomo donde di a Juan Vizcaíno y a Juan Gnçales. Q. digo q. vos do las 6 f . De ta. donde decis y si 7 f . Hubiere, q. así mismo vos las do. Q. digo que vos do un c. en el lugar q. decis. S.F. Registro 22-VIII- 1508.
 
    Martín Benteno/Veinteno//Venteno. En 1513, pide 100 fanegas de tierras de sequero, le conceden 50.
 
    Juan Bermudes, sobrino de Pedro Gentilmanao, ( de gentil, Manao o Marao) canario, conquistador, 3. c. En  Yga, entre el barranco de Ygan y un pino y queda la lomada a la mano derecha del pino (1506) se le asienta 3 caíces lindando con tierras de Juan Delgado y Pedro Gentilmarao (1502).
 
    Juan Cabello. «de la grand Canaria, vº y conquistador. 3 c. de s.en Tahoro en este cabo del lomo de las tas. de Gonçalo Rodrígues, çapatero, abajo del camino por donde vamos al Realejo. Q. digo q. el tomillar q. cupo a Fernando de Leon y Rodrigo el coxo, q. no se entienda por ella lo q. está vera del camino, salvo los dos pedazos q. abajo dél. 12-V-1501.»
 
    Pedro Cabello. «Ago merced a vos, Alonso Gonçales e Juan Vizcaíno e Rodrigo Hernádez e Rodrigo Cosmes e Martín de Vera e Pedro Tehindarte e Pero Cabello e Alonso López a cada uno de 4. c. en el Reino de Guymad, e ansí mismo algún asiento de colmenas q. son linde de la parte de fazia La Laguna el barranco seco q. viene de Garatinmo e de la parte de abajo las sabinas junto a las tas. de s. serraron Juan Felipe y su hermano» les da sólo 2 c. cada. 18-XI-1517
 
      Fernando Carne de Agua. “Fernando carne de Agua. Pedro Gentilmarao, “Yo Alonso de Lugo, gobernador destas cuatro islas por el Rey e  Reina nuestros señores, por poder q. de Sus Altezas tengo fago repartimiento e do a vos Fernando Carnadagua en el lomo d Arotava donde d´a Fernando Guanarted, tres cahises de ta. de sequero y otro cahis en decendiendo del paso de Taoro arriba del camino, y más do a vos Pedro Axitimanao ajunto con las tas. q. di a Juan Delgado, defunto, q. se llama Ayacter ronte, cuatro cafises”.6-XI-1502.
 
    Juan de Cartaya (y Pedro Madalena). 2 c.en el lomo de Tafurasase (Tafuriast?) linderos el camino real debajo y tas. de Alonso de Córdova, darriva mis tas. 12-XII-1497. en 1499 obtiene 3 c. lindando con Pedro Mayor y la mar junto al Mocanal.
 
    Juan Dana/ Juan de Ana, natural de la Gran Canaria, obtuvo varias datas, vemos algunas: 2 c. en Tahoro más alla de un barranco arriba de un pino, de abajo linda con Francisco Mayor y de arriba con la montaña. 13-VIII-1503. En Icod, conjuntamente con su suegro Rodrigo “el cojo” también canario, quien recibe 1c. y él 20 f . 18-IX- 1501. Con Pedro Delgado (canario), había recibido un manantial, ...arriba del auchón del rey grande de Tahoro, más 7 f . de sembradura junto a dicho manantial. 22-I- 1501. En 1504 le dan una nueva data consistente en unas tierras que están en Icode en un barranco...”y dos más una fuente d agua q. nace en el dho. Barranco e dós más un c. de ta. de s. junto con el dho. Barranco”.
 
    Bartolomé Delgado, canario y conquistador fue datado con 3 cahizes de tierras.
 
    Diego Delgado, a quien Alonso de Lugo llama “mi criado” “Un pedazo de ta. q. está en tegueste debajo de la tas. Hervás haza la mar, de 2 c. 24-IX- 1507.” “ ...Dos f. en el barranco del Realejo, debajo de Albornoz. 4-IV- 1499.” . “Una suerte de t. De riego en el Araotava, bajo de Lope Gallego. 11-I- 1505.” .
 
   Juan Delgado, conquistador, tierras en la “Rambla Honda” Acentejo.
 
    Juan Delgado de las Islas, vº.  “Un pedazo de ta. s.q. puede haber 6 o 7 f . q. son delante de Benijo, dos leguas adelante q. se dice valle del Draguillo, para lo podais sembrar o poner de viñas o colmenas e para una crianza de puercos con más una fuentezuela de agua q. está en dho. valle. Digo q. vos do las dicha 7 f . sin el agua, salvo que vos aprovechéis della, q, sea realenga. 17-III- 1517.” .
 
    Antonio Díaz, canario, como conquistador, una lomada de Tas. en Acentejo, q. es entre Pedro García Antón de la Sierra, canarios, hasta 2 c. 14-V- 1499. Antonio Díaz e Isabel vuestra mujer. 5 f . en las laderas de La Laguna que van a San Lázaro, las son para viñas. 20-VI- 1511.
 
    Juan Díaz Fernández, canario, “Juan Fernandes el viejo. Una f. con una fuente pequeña con una cueva questá junto, lo cual es en Tacoronte q. alinda con la mar y tas. de vos 7-VI- 1500.” . Además tuvo importantes propiedades en Acentejo, La Orotava, Icod y Tacoronte.
 
    Juana Fernández, canaria, casada con Juan Gonsales, criado del Adelantado, reciben conjuntamente 3 f . de riego en la Orotava en 4-XII- 1503.
 
    Ibone Fernández,  vº 5 c- en Heneto lindan con Diego de Espino, una montañeta donde Lopes tiene unas cuevas. Vos do 50 f . en el dho. lugar. 6-XI- 1507.
 
    Diego  Fernández de Gran Canaria, conquistador, obtuvo importante data en la Orotava.
 
     Pedro García, natural de la Gran Canaria, criado del Adelantado “Hago merced a vos del barranco de Azeraque q. está entre vtra. ta. y la ta. de Juan Delgado e todas las cuevas de dho. barranco de arriba abajo como dice vuestra tas. e un asiento de colmenar en el dho. barranco. Más un un pedazo de ta. q. está encima q. será de 8 f . e linda de la banda de arriba con camino real, con Guillén Castellano e con Juan Delgado; llámase la dha. ta. Azeraque. 12-V- 1503.” .
 
    Martín Cosme, Juan Ramos, Diego Pestano, Martín de Vera y Rodrigo García, canarios, naturales de la Grand Canaria. Obra de 6 c. de tas. de s. q. está en Ycoden desde la fuente de la Guancha q. dicen, hasta el camino de bajo la mar y junto con la montaña hasta el barranco q. viene a donde estaba la orchilla del Ginovés; así mismo dos fuentes q. están cabe las dhas. Tas. con 2 f . de sembradura y más todas las cuevas y corrales de ganados q. están en las dhas. ta. 8-XII-1499.(Al dorso traslado de 1521).
 
    García de la Grand Canaria. Un pedaço de ta. q. es tras la  casa de Rodrigo de la Grand Canaria el coxo.
 
    Juan Cabeça e Marina Izquierdo Esquierdo, vuestra esposa aute, . 50. f . de s. término de D linderos tas. de Juan de Regla, de abajo el risco q. que está sobre la hacienda de Matheo Viña e de Micer Agostín y de la parte de hacia el Realejo el barranco de los Tiles. Digo que vos do las dhas. 50 f . 15-I- 1516.
 
    Teresa Delgada, Pedro G.Itilmarao. (¿ de gentil, Marao?) “Muy magnifico señor, mi señor, Teresa Delgada (sic). Beso las manos de Vuestra señoría a la cual fago saber  como Pedro Xintjumanao me dio un pedazo de ta. con una alvalá de vuestra señoria para mi y para mi fijo q. tengo e con él, el cual tengo aquí y no tiene nada ni yo tampoco para dalle, mal pecado; la cual ta. está daquel cabo del barranco donde se derriscó Bentorey del camino para arriba, la cual ta. será de tres cafizes, por lo cual soplico a vuestra señoría pues q. me las dio por ante testigos vuestra señoria nos la confirme, pues somos pobres y emos miedo q. no nos las confirmando vuestra señoria me metan a pleyto otros. Nuestro señor acreciente vida y estado de vuestra señoria como desea, amen. Fecha xiij de abril de M d v años. Q. vos do los dhos. Tres cahyses de ta. en el dho. lugar, los cuales dhos. Cahyses vos confirmo por fallecimiento de Pedro Syntirmarao. El Adelantado”. (verso: El 28 de  enero la presentó Pedro Delgado por el menor de Pedro Syntylman...e pidió le fuese confirmado). 
 
    Alonso Gonzales, canario. ½ f. de ta. con un hilo de agua q. tiene dentro en una fuente, linderos un barranquillo de agua q. está más allá del Francés como van a Ycoden, la cual fuente vos doy más ½ f. de sequero. 9-VI-1507.
 
    Antonio Gonzales, canario. Un pedazo de ta. para unas casas en Tahoro, cabe casa de María Fernández, linda con casa de Andrés el Negro y de Fernando el Negro. 4-XII-1505.   
  
    Lanzarote Gonzales, 4 f . para viñas. 22-XI-1513.
 
    Gonzalo Guaneca/ Guanyçar/Guanyquyar. Vº. 3. ta. de s. en Heneto y se llama la ta. Axafie debajo de un tagoro de los guanches. Q. vos den 15 f . 26-III-1505.
 
    Juan Juanyacas/ Juaniacas, guanche. “A vos Guanyca 3 c. en Axafencte en Heneto, un poco más arriba de Alº de la Hijas, arriba más allá de la montaña junto a un barranco. Q. digo q. vos den 20 f . 16-III- 1505.” .
 
    Diego Benytes, fijo de Guany Acas. vº desta isla 3 cuevas, la una el Corbo y la otra en Benyço y la otra Alabisguan, q. es término desta isla, y asimismo vos doy en vecindad e repartimiento un c. de ta., la mitad en Labisguan y la otra mitad Ajauguan en los campos llanos. 28-I-1513.
 
    Miguel de Agoymad vº e natural deste dha. isla. Dos c. de t. des s. en el Reyno de Aguymad con una cueva q. está en la misma ta. en el varranco de la Candelaria q. ha por nombre la cueva Azmigua y la ta. Xoba. Digo q. vos asiente un c. de ta. en el dho. lugar sin perjuisio de tercero, el cual vos do en nombre de la Reyna N.S. El Adelantado. Miguel de Guymar. 19-II- 1512., ...60 f. de tas. de s. en unos xaguarçales q. son en el término de Guymar encima de N.S. Candelaria, q. eran campos de los guanches, q. se llamaba en tiempos de guanches Xiban. Digo q. vos do 2 c.de ta. 7-I-1514. En 7-I-1514 años la presentó M. De Guymad para se tomar traslado e ponerse en el libros de repartimiento, e así se fizo.
 
    Francisco Hara, gomero vº 4 c. de s. q. son en Chinamata encima de Aramuygo, bajo de Açadan. Digo q. vos do 30 f . 8-VIII-1506.
 
    Francisco de Flandes, natural de la gomera. 10 f . de s. que son al canto de la Punta del Hidalgo, entre el Valle Seco, entre las cuale había dos fs. Para hacer viña. Vos las do. 26-VIII-1511 Y está en estas ts. Una fuentezuela de agua.
 
    Creemos que, con esta sucinta relación de isleños portadores de nombres y / o apellidos españoles queda contestada la pregunta de por qué, ¿si somos descendientes de guanches, tenemos apellidos españoles y en algunos casos portugueses y en menor cuantía de otros países de Europa?. Para no hacer demasiado tediosa la relación concluimos con una serie de nombres perfectamente documentados pero que omitimos dar detalles sobre los mismos por la razón expuesta.
 
    Por otra parte, debemos tener en cuenta que apenas sometidos los menceyatos de guerra, Alonso Fernández de Lugo se vio obligado a licenciar a las tropas mercenaria españolas, pues ya le era prácticamente imposible continuar sosteniendo económicamente a las mismas, este extremo queda ampliamente documentado en las muchas solicitudes que presentaron los mercenarios expedicionarios en reclamación de sueldos atrasados a Alonso de Lugo, ante el consejo de Castilla, así como otras muchas presentadas por los socios capitalistas de la empresa conquistadora por similares motivos. Por esa época el oro fácil de América, era un atractivo al cual no podían sustraerse los mercenarios de la santa hermandad, por ello una vez licenciadas las tropas de Lugo, fueron pocos los conquistadores que quedaron en la isla, entre ellos algunos de los “foraxidos” indultados por la corona española a cambio de servir a su costa en la conquista de Tenerife, principalmente algunos de los más destacados capitanes de la empresa los cuales están debidamente documentados.
        
    Así pues, este reducido grupo de nuevos dueños de la isla no podían sentirse seguros en sus recién adquiridos feudos a pesar de que los territorios conquistados estaban diezmados y en desorden, más que por las consecuencias directas de la guerra, por las consecuencias de la primera guerra química de que tenemos noticias en la edad moderna, ésta guerra química que los españoles denominaron “modorra”, fue causada por el envenenamiento de los pozos y nacientes de agua, práctica ésta, que si bien era conocida en el continente, en las islas no se había utilizado hasta la llegada de Lugo, es posible que el envenenamientos de las aguas fuera ejecutado por moriscos reclutados en las islas de Lanzarote y Fuerteventura, con la ayuda de los guanches de los bandos de paces, perfectos conocedores de la orografía insular. Curiosamente, la terrible epidemia de la “modorra”, solamente afectó a los bandos de guerra, estando como hemos dicho el país asolado, aún así, los conquistadores no se sentían seguros (de hecho estuvieron inseguros durante casi cincuentas años) por el gran número de guanches alzados que resistían en las fragosas cumbres de la isla, por ello tuvieron que utilizar el apoyo de sus aliados de las otras islas así como el de los guanches de los bandos de paces, a pesar de que éstos tampoco les ofrecían excesiva confianza.
 
    Para ganarse la fidelidad de los isleños el futuro Adelantado fue pródigo repartiéndoles a éstos grandes cantidades de tierras de sequero, y distribuyéndolos estratégicamente en los bandos que habían sido de guerra e incluso en los de Anaga y Güímar,  a pesar de que, teóricamente eran aliados de los españoles, no gozaban de la plena confianza de Lugo, entres otras cuestiones por  que éste era consiente de la traición de que  hizo objeto a los súbditos de Añaterve a raíz de la derrota de Acentejo, malestar que los güímareros pusieron de manifiesto con su actitud al no intervenir al  principio en la batalla de Agüere.
 
    Teniendo en cuenta que según la costumbre de la época, esclavos, vasallos y peones, estaban obligados a tomar las armas por sus amos en cuanto estos lo exigiesen, si cada asentamiento contaba con una media de 6 a 10 hombres, el Adelantado se aseguraba con estos repartimientos, el contar con unos destacamentos armados insertados en el corazón de los territorios ocupados dispuestos para intervenciones rápidas de represión contra los alzados guanches.
 
APORTES POSTERIORES DE POBLACIÓN EUROPEA EN CANARIAS
 
    En tiempos modernos apenas ha menguado el éxodo de los canarios hacía tierras americanas, y en pleno apogeo del régimen franquista, Madrid, prepara la segunda y más grave ocupación de Canarias, con un plan perfectamente estudiado, a partir de los primeros años sesenta del pasado siglo comienza un trasvase de población española hacía las islas, con el fin premeditado de ir ocupando los puestos de trabajo que se iban creando a la sombra  del incipiente turismo y otros sectores de servicios. Así el gobierno español, al tiempo que aliviaba su ingente bolsa de parados desviándolos hacía Canarias, afianzaba la presencia poblacional española en nuestro país y, una vez más a costa de los sufridos canarios. Es en esta  época cuando comienzan a surgir en nuestras islas las llamadas “ciudades dormitorios” o “ciudades satélites” en el caso de la isla de Tenerife, tenemos entre otras: Las Chumberas, El Cardonal, Princesa Iballa, Santa María del Mar Añaza, etc. Estos núcleos los construyeron, como es natural en estos casos, empresas españolas enviadas a las islas con este propósito, y las viviendas fueron ocupadas por una pléyade de funcionarios, empleados, policías etc., y aunque oficialmente cualquier ciudadano canario tenía acceso a ellas, las trabas burocráticas y económicas eran un hándicap para los canarios. Paralelamente, un importante grupo de las gentes del país continuaba- y continua- viviendo en chabolas y cuevas en los barrancos.
 
    Coincidiendo con esta segunda ocupación más sutilmente preparada, comienzan a proliferar apellidos pocos conocidos o del todo desconocidos en nuestras latitudes, apellidos que hoy en día a fuerza de oírlos y en sólo dos generaciones nos parecen que son de origen local.
 
    Otra gran avalancha de población española se produjo a causa del vergonzoso y traidor abandono de las hasta entonces “provincia” española del Sahara. En el precipitado abandono del pueblo saharaui en manos de Marruecos y Mauritania, haciendo caso omiso España de la recomendación de las Naciones Unidas sobre la independencia del territorio. Asegurándose así, el capitalismo español y alemán, continuar explotando indirectamente a través de Marruecos los yacimientos de fosfatos de Bu Cras, más los inmensos yacimientos de petróleos y gas natural que posee el país. En este proceso de venta enmascarada tuvo una gran participación el partido socialista español, entonces liderado por un tal “Isidoro”. Ante el proceso de abandono, el gobierno de Madrid  se encontró con un importante sector de la población de la ex colonia que por lo visto era poco deseable en la metrópoli, y que debían ubicar fuera del Sahara, por consiguiente se estimó que el lugar más idóneo para asentarlos era la otra colonia, es decir Canarias, así las islas vieron aumentada su población con una ingente aportación de legionarios, taberneros, prostitutas, consumidores de hachís, etc.,etc.
 
Octubre de 2011.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario