miércoles, 19 de febrero de 2014

GUANCHES CRISTIANIZADOS-I




Eduardo Pedro García Rodrigue

1682.
Nace en Güímar el guanche Juan Alonso Ximenez, Prebístero de la secta católica.

Recibió las aguas bautismales en la iglesia de San Pedro, de manos del Beneficiado don Bartolomé Pérez Sutil; fue su padrino don Sebastián Hernández. Don Juan Alonso mostró desde niño un gran interés por los estudios y la vida espiritual, por lo que decidió seguir la carrera eclesiástica; para lograr su objetivo contó con el apoyo de sus padres. De este modo, en 1707 recibió la Prima Tonsura y las cuatro Órdenes Menores en la iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción de La Laguna, de manos del obispo de Canarias don Juan Ruiz Simón. Como no tenía suficiente renta para ordenarse "in sacris", sus padres fundaron una Capellanía mediante instrumento otorgado en La Laguna en 1708, ante el escribano público don. José Isidro Uque Ossorio, nombrándose primer capellán a nuestro biografiado, que a la sazón era clérigo de Menores adscrito al coro de la parroquia de San Pedro; en lo sucesivo la poseería el pariente más cercano en la descendencia familiar. En ese mismo año se le dio canóníca institución de la Capellanía y tomó posesión de los bienes a ella adscritos. También en 1708 fue ordenado de Epístola, "a título de Capellanía ", por el citado obispo Ruiz en su oratorio de La Laguna, y al año siguiente lo fue de Evangelio, pues como clérigo diácono apadrinó a don Cristóbal Alonso Núñez, que también seguiría la carrera sacerdotal y le sucedería en su Capellanía, llegando a ordenarse de presbítero. A comienzos de 1711 don Juan Alonso Ximénez ya era clérigo presbítero y licenciado; como tal, a partir de ese año auxilió al beneficiado en la celebración de misas y sacramentos, no sólo en la iglesia de San Pedro sino también, ocasionalmente, en la de Santa Ana de Candelaria. Al frente de ésta permaneció, como ayudante servidor, en 1712 y 1713. Además, debía celebrar las misas adscritas a su Capellanía, así como las que le dejaban los paisanos en sus testamentos, al igual que hacían los restantes capellanes de la localidad; continuó en estas humildes labores hasta el final de sus días.

En 1713 tomó posesión como colector de la parroquia de San Pedro, en cuyo cometido le correspondía oficiar todos los entierros que acaeciesen en la misma, firmando todas
las partidas en solitario desde esa fecha hasta su muerte. En 1732, al no haber notario en la localidad, fue don Juan Alonso el que firmó la escritura de dotación de la Capellanía de don Cristóbal Alonso Hernández y Núñez, su ahijado. En 1744, por fallecimiento del beneficiado propio don Domingo de Páez y Galdona, don Juan Alonso fue nombrado beneficiado servidor de las iglesias parroquiales de San Pedro de Güímar y Santa Ana de Candelaria, cargo en el que permaneció durante seis años, hasta 1750.

En esta última fecha tomó posesión de ellas, como beneficiado propio, el citado don Cristóbal Alonso Núñez. A partir de entonces nuestro personaje continuó como colector y colaborador de la parroquia en la celebración de los distintos sacramentos; labores en las que cesó en 1755, cuando los achaques de su edad le hicieron caer en cama. El venerable sacerdote don Juan Alonso Ximénez falleció en Güímar en este último año, cuando contaba 72 años de edad. Había otorgado testamento ante testigos y en él había dejado de ofrenda dos fanegas de trigo y seis barriles de vino, para cubrir los gastos de su sepelio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario