jueves, 27 de febrero de 2014

JOSÉ AGUSTÍN ÁLVAREZ RIXO





José Agustín Álvarez Rixo nace en el Puerto de la Cruz el día 28 de agosto de 1796, bautizado en la parroquia de Nuestra Señora de la peña de Francia el 30 del mismo mes y año por el presbítero Juan Agustín de Cháves, siendo su madrina Francisca Rixo, hijo de Manuel Álvarez Pereira, natural de la Villa de Cháves en Portugal y de Gregoria Rixo Cháves, natural de la Villa de La Orotava, se habían casado en el Puerto de la Cruz el 20 de septiembre de 1794. Sus abuelos paternos José Antonio Álvares y Sebastiana María Pereira. Sus abuelos maternos Francisco Rixo y Catalina Estefanía de Cháves.

Siendo un niño con tan solo tres años sus padres se trasladaron a Arrecife de Lanzarote, donde vivieron hasta 1812. José Agustín ingresa el 7 de septiembre de 1807 en el Seminario Conciliar de Las Palmas, y en el permanece hasta el mes de junio de 1809, siendo uno de sus maestro don Graciliano Afonso, quien le invita a su casa los fines de semana y le enseño a traducir el italiano y repasar el inglés, nunca olvido a su maestro al que dedico después de su fallecimiento una biografía.

José Agustín regresa a Lanzarote en 1810, allí permanece hasta mayo de 1812, embarca para la isla de Madeira a cargo de un tío suyo. Además del portugués por nacimiento, estudio francés e inglés. En junio de 1814 regresa a Lanzarote. En 1815 fallece su padre el 28 de abril en Las Palmas de una pulmonía, su madre viuda con sus hijos embarca definitivamente para el Puerto de la Cruz en 1816, residiendo en la Calle del Lomo nº 7, en este domicilio moraría su madre Gregoria Rixo el 14 de marzo de 1825.
El 2 de enero de 1826 el Ayuntamiento presidido por Tomás de Armas le nombra primer diputado, tomo posición de su empleo de primer diputado obligado con una multa de 200 ducados por el Superior Tribunal de la Real Audiencia, el primer cargo político no fue voluntario, no se sabe los motivos de esta postura inicial del Sr. Álvarez Rixo, fue un año difícil para el Puerto de la Cruz por las lluvias torrenciales que causaron grandes destrozos. Además el Marqués de Guadarcazar y Mejorada planteó el tema de su posesión sobre las aguas del Burgado a lo que el Ayuntamiento se opuso y se inició un pleito largo y costoso, la Corporación intentó continuar con las obras del muelle.
A finales de 1827 Álvarez Rixo es nombrado Alcalde real del Puerto de la Cruz para ejercer sus funciones en 1828, sucede en el cargo a Juan Antonio Cólogan Franchi. Fue un año muy denso en temas municipales, logro que algunas dependencias municipales se establecieran en el convento de San Francisco y dedico un espacio para los documentos municipales, creando el archivo, una de sus aspiraciones mas preciadas, otra de sus preocupaciones es dotar al pueblo de una infraestructura mínima, al menos los servicios básicos para un puerto comercial, logro establecer un hospital en el mismo convento y vacunar de la viruela.
En 1831 el Alcalde Juan Antonio Cólogan Franchi, le nombra depositario de los fondos municipales, la aceptación del cargo se hizo con una serie de condiciones recogidas en el acta de la sesión municipal celebrada el 18 de enero, se comprometía a dar cuenta una vez al año de su gestión y además y esta debería ser aprobada por el pleno, pero fue destituido de dicho cargo en 1835 por desacuerdos y enfrentamientos con algunas personas muy influyentes, fue acusado en el pleno municipal de no llevar bien las cuentas. En la sesión del Ayuntamiento de 2 de enero de 1834 se nombraron diputados de sanidad a don Pablo Cháves y a don José Agustín Álvarez Rixo. En 1835 se nombra como Alcalde a don Francisco Gervasio Ventoso y diputado primero a don José Agustín Álvarez Rixo.
En 1848 es de nuevo elegido regidor, sin embargo se resiste a tomar posesión y no se incorpora al Ayuntamiento hasta mayo. Las razones aducidas para no tomar posesión estaban relacionadas con su salud, pero no fueron atendidas por el Gobernador Civil quien en mayo obligó a Domingo Bethencourt y José Agustín Álvarez Rixo a tomar posición de su concejalas, sin embargo el Sr. Álvarez Rixo se retrajo por no venir su nombre correcto en la lista de nombramiento, la resolución se recibió al año siguiente y tubo que aceptar la segunda tenencia de Alcalde.
En 1850 el Gobernador Civil don Antonio Halleg, nombra a don José Agustín Alcalde del Puerto de la Cruz. Entre los asuntos tratados durante este periodo el de más interés es el de volver a solicitar para uso municipal el convento de San Francisco, que ya había sido cedido por el Rey Fernando VII para que fuese usado como hospital y de otros menesteres municipales, en el mes de junio de este mismo año se recibe la sección oficial del convento, y se solicita también el convento de monjas Catalinas que prácticamente esta en ruinas, las dependencias que están en mejor estado pensaban dedicarse a varios usos, hospicio e inclusa, clases de enseñanza y se pensó también en la recova.
En 1852 el Gobernador Civil don Francisco González Ferro nombra a don José Agustín Álvarez Rixo Alcalde del Puerto de la Cruz, el Gobierno no contesto a su solicitud sobre el convento de monjas Catalinas y quizás esta fue la razón, junto a su rechazo que el Jardín Botánico pasase a manos particulares. Esta fue su última participación en el Ayuntamiento.
Fue uno de los principales historiadores canarios del siglo XIX y también cultivó el género teatral. Sus principales obras son: Anales del Puerto de la Cruz de La Orotava 1701-1872; Catálogo de voces de indígenas canarios; Cuadro histórico de estas Islas Canarias o noticias generales de su estado y acaecimientos más memorables durante los cuatro años de 1808 a 1812; Historia del puerto de Arrecife en la Isla de Lanzarote. Historia de dos puertos canarios; Puerto de la Cruz y Arrecide. Lenguaje de los antiguos isleños; Voces, frases y proverbios provinciales de nuestras Islas Canarias con sus derivaciones, significados y aplicaciones. En 1866 es elegido socio de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de La Palma: Redactor y corresponsal del periódico El Time de La Palma, fue colaborador también en periódicos de la época como El Daguerrotipo, El Conservador, El Isleño, El Teide, La Aurora, Eco del Comercio y El Guanche.
Termino convirtiéndose en propietario agrícola en su hacienda de La Luz de La Orotava, con unas rentas escasas pero suficientes para mantenerse dignamente para los tiempos que corrían, una herencia materna que le facilitó garantizar la subsistencia durante toda su vida después de la quiebra en 1809 de la empresa mercantil establecida en Lanzarote por su padre, donde perdieron todos los vienes que había ganado en los años felices de la expansión vinícola del Valle de La Orotava y la barrilla de Lanzarote 
Contrajo matrimonio el 27 de mayo de 1869, a los 73 años con María de la Encarnación Padrón Fernández, de 23 años hija natural de María Padrón y de padre desconocido según reza en la partida de matrimonio. De esa unión nacieron sus tres hijos, Manuel María de los Dolores y Gregoria Epifania, esta última fallecería con tres años. Buena parte de sus últimos años los paso en su hacienda de La Luz donde falleció el 3 de septiembre de 1883, fue sepultado en el cementerio de San Carlos de Puerto de la Cruz.

(Bernardo Cabo Ramón, en:
http://bernardocabo.blogspot.com.es/2009/12/puerto-de-la-cruz-sus-gentes-y-sus.html)






No hay comentarios:

Publicar un comentario