lunes, 17 de febrero de 2014

CAPÍTULO XLVI-VII




EFEMERIDES CANARIAS
UNA HISTORIA RESUMIDA DE CANARIAS
PERÍODO COLONIAL, DÉCADA 1851-1860

CAPÍTULO XLVI-VII


Eduardo Pedro García Rodríguez

1856 Octubre 30.
Batería de Buen Paso, San Sebastián de La Gomera

Inventario de las partes que constituyen la expresada batería y sus habitaciones cuya entrega se hace por el Cuerpo de Ingenieros al Comandante Militar de esta Isla y es como sigue:
Baterias.- Se dá entrada a dicha Bateria por un paso que queda a la parte del Norte entre el parapeto que la forma y el Cuerpo de Guardia. Su longitud es de 70 pies de Burgos y su latitud de 43 id, su extremo de figura circular: A su izquierda se encuentra una garita de canteria colorada en regular estado, tiene tres troneras sin merlones para que sirva a barbeta el resto de ella. A su derecha tiene una explanada de losas sugetas ó calzadas por un pretil de madera embutido en la tierra de la extensión de casi la mitad de la
Bateria. Todo su parapeto necesita repellarse y encalarse.

Cuerpo de Guardia.- A la derecha se halla una puerta de dos hojas de madera de tea que gira sobre quicialeras de bronce y se cierra con cerradura y llave. Sus gualderos y sobre puertas también de madera de Tea, dá a una pieza que sirve de Cuerpo de Guardia la cual tiene doce por quince pies cuadrados y doce de altura. Su piso es losado incluso el camastro con un pretil de madera de tea que sugeta las losas, tiene cielo raso y al frente de la puerta y a su costado derecho se hallan dos marcos de luz con sobre puertas de Tea, hojas para cerrarse de pino y barrotes de hierro, hay ademas un armero portatil con espacio para nueve fusiles.

Cuarto del Recinto.- Saliendo del anterior Cuarto, sigue un poyo de mampostería forrado de losas y a su extremo derecho una puerta de dos hojas igual en un todo a la anterior, gira sobre quicialera y se cierra con llave, y dá entrada a un cuarto de ocupa el Artillero Plantón de dicha Bateria, y es de doce pies de largo por nueve de ancho. A su frente izquierda tiene dos marcos de luz iguales a los descritos en el cuarto contiguo. Su piso es de losas y cielo raso y azotea encima. San Sebastián de la Gomera 30 de Octubre de 1856.

1856 Octubre 30.

Batería de Los Remedios, San Sebastián de La Gomera.
Inventario de todas las partes que constituyen la expresada Batería y su plaza adyacente, cuya descripción particular y estado en que se encuentra en el día de la fecha, se hace entrega por el Cuerpo de Ingenieros al Comandante Militar de la Isla, es como sigue:

Plaza.- Su perímetro es de ochocientas varas cuadradas en figura de trapecio. Se entra a este por una portada, sin hojas con sus paredes de piedra y barro sin encalar. A su derecha tiene un parapeto formado con dos paredes de piedra seca y rellenado de tierra, su ancho es de siete pies cortado a doce pies antes de llegar a la Batería a fin de dar salida a la playa. A su frente se halla la Batería y a la parte del risco, una pared de piedra seca que sirve de retenida a las tierras y demás que arrastran las aguas.

Tendal.- A la parte Norte de dicha plaza hay un pequeño almacén formado solo de madera y teja vana en donde se encuentran todos los juegos de armas de la artillería, es de doce varas de largo por cuatro de ancho, se entra en él por una puerta de dos hojas de madera de pinsapo envinagrada con tres bisagras de hierro cada una y se cierran con cerrojo, cerradura y llave. La puerta tiene dos varas de ancho. A derecha e izquierda de la misma hay dos marcos de luz con una sola hoja cada uno, envisagrada y un pasador de hierro y cinco barrotes de madera. Su piso es de tierra y el envigado de madera de barco y bastante débil. Las tablas que sirven de tabique son de pinsapo y han estado Pintadas. A la puerta de este Tendal y a cada uno de los lados de la puerta de la batería hay tres poyos de mamposteria forrados de losas para sentarse.

Entrada a la batería.- Se verifica por una puerta de dos hojas de madera de Tea y sobre puerta de lo mismo con un hueco de cantería de ocho pies de alto por seis de ancho. Las Hojas giran sobre argollas y quicialeras de cobre y se cierran con cerrojo, dos cerraduras y llaves. Encima de la puerta se levanta de mamposteria un pequeño frontón con su remate y una inscripción que dice "Batería de Los Remedios"

Cuarto n. I.- Pasada esta puerta y a mano derecha se halla otra marcada con el n. 1, es de una hoja de madera de Tea y de 7 pies de alto por 2 1/2 de ancho, con su guarnición también de tea tiene un postigo de 18 por 12 pulgadas de luz con su rejilla de hierro.

Este cuarto es de 4 vara cuadradas y su altura de 12 pies. Su piso es de losas y el techo de cielo raso con una viga madre descubierta. A su izquierda tiene un marco de luz de 3 pies de ancho por 2 de alto con dos hojas de madera de tea como sus sobrepuertas que se cierran con dos pasadores y por reja de cinco barras de hierro, este cuarto sirve de calabozo y se cierra con cerroío cerradura y llave.

Cuarto n. 2.- Saliendo del cuarto anterior y entrado en la Batería se encuentra a mano derecha una puerta de dos hojas de madera de tea que giran sobre dado y puón de hierro, tiene cerrojo, cerradura y llave y un postigo de 18 por 12 pulgadas de luz y una pequeña reja de hierro. Se entra a un cuarto de 13 I/2 pies de largo por 10 1/2 de ancho y su altura de 12 pies. Su piso es de losas y el techo de cielo raso. A su izquierda tiene un marco de luz de 3 pies de ancho por 2 de alto con dos hojas de madera de tea como su sobrepuerta, se cierra con dos pasadores y por reja tiene 5 barras de hierro. Tanto este cuarto como el anterior:, son de azotea corrida nuevamente construida y bien trabajada, se desagua por dos canales de madera de tea a la plaza de la Bateria.

Garita y su Campana.- Saliendo del anterior cuarto, a su mano derecha se halla un corto callejón y una escalera con siete escalones que conduce a la garita que es de canteria colorada y mampostería y sobre ella hay un campanario con una campana de metal de cobre de 20 pulgadas de diámetro, sus inscripciones dicen: Sevilla 1787. Santa María  Ora Pro Nobis.

Además tiene una cruz de estrellas y escudo Real.

Saliendo del anterior callejón a su frente se halla la explanada corrida formando ángulo para los cañones y a su derecha el parapeto con tres troneras a la parte S. y tres al E. Continuando el parapeto se encuentra una estrecha escalera de nueve pasos que dá subida al lugar escusado que es mas reducido y con un solo agujero.

Cuarto n. 3.- Saliendo para la puerta de entrada a la Batería, se encuentra a mano derecha una puerta de dos hojas marcada con el n.3, de madera de Tea y gira sobre argolla y quicialeras de metal. Tiene cerradura y llave y un pasador de hierro. Su altura es de 7 1/2 pies por 4 de ancho, tiene gualderos y sobrepuerta de Tea. Su piso es de losas de 12 por 12 pies cuadrados y su altura es de 9 pies, tiene cielo raso y azotea.

Tiene dos marcos de luz de una vara de ancho y dos tercios de alto, y se cierran con una sola hoja cada uno de madera de pino envisagrada y un pasador de hierro, y por reja cinco barrotes de hierro cada uno.

Cuarto n. 4.- Saliendo del anterior cuarto a mano derecha se encuentra media Garita de mamposteria con un pié derecho de madera de álamo con su zapata en donde apoya la viga de Tea que sostiene el techo de un pequeño tendal de ripia y teja por encima asegurado su alero y mucha parte de ella con cál. El expresado tendal cubre también la media garita. Debajo de este se halla una puerta de dos hojas de madera de Tea de 7 pies de alto por 4 de ancho, tiene cerradura y llave y dos anillas de hierro. Dá entrada a un cuarto que es de 20 pies de largo por 17 de ancho y 12 de alto. Su piso es de losas y su techo de cielo raso con una viga madre descubierta y en el centro un pié derecho de madera que la sostiene. A su derecha tiene un marco de luz con dos hojas vidrieras con cuatro vidrios cada una y un pasador de hierro para cerrarse. Sigue luego un armero capaz para 17 fusiles. A continuación sigue un marco de luz de 3 pies de ancho por 2 de alto con reja de hierro y una hoja de madera de tea para cerrarse avisagrada. En la pared
de enfrente hay tres taquetes embutidos en ella para sostener el durmiente que con dos caballetes mas con sus pies derechos, deben sostener el tablado corrido que existe para dormir la tropa. En el dia por no haber guardia se halla levantado y guardado.

Cuarto n. 5.- Frente a la puerta del anterior cuarto, se halla otra de una hoja de madera de tea de 7 por 3 pies de luz, que gira sobre dado y puón de hierro y tiene cerradura y llave. Dá entrada a un cuarto de 11 pies de ancho por 17 de largo. Su piso es de losas y tu techo de cielo raso. En la pared de enfrente a la puerta hay un marco de luz de 4 1/2 pies de ancho por 3 de alto, con un bastidor de madera de álamo, tiene dos hojas de madera de tea para cerrarse envisagradas y dos pasadores de hierro, y por reja seis balaustres de madera de tea, tanto este cuarto como el anterior, están cubiertos por una misma azotea, con los desagües a la plaza por dos canales de madera de Tea.

Todas las puertas y ventanas de esta Batería se hallan por la parte exterior pintadas al óleo de color aplomado.

Villa de San Sebastián de la Gomera a 30 de Octubre de 1856.
1856 Noviembre 18. Durante siglos, el principal punto de llegada de buques a la capital grancanaria se ubicaba en el Muelle de San Telmo. Pero en la segunda mitad del siglo XIX, aquel viejo e incompleto dique de atraque era a todas luces insuficiente, pues sus condiciones impedían la posibilidad de acoger un incremento de la flota y, desde luego, no podía ofrecer los servicios portuarios necesarios para hacer de la isla escala principal para la navegación atlántica. Tras la etapa de despegue económico que siguió a la concesión de los Puertos Francos (1852), se planteó en Tamaránt (Gran Canaria) la necesidad de contar con instalaciones portuarias más idóneas. Ya en 1856, en una Exposición que dirigió al Ministro de Fomento de España el Gobernador colonial de Canarias, se sugirió la necesidad de construir un muelle auxiliar en el puerto de La Luz que estaba ubicado en la bahía de las Isletas, un lugar muy apropiado por sus magníficas condiciones de abrigo y por sus espléndidas posibilidades para la construcción de los muelles. Además, en 1854 se había iniciado la carretera que unía el casco urbano de Las Guiniwada (Palmas) con el Puerto de La Luz, una obra que salvaba la distancia de casi 7 kilómetros que separaban ambos núcleos. Por fin, la Real Orden de la Metrópoli de 18-XI-1856 dispuso que se proyectaran las obras para un nuevo muelle. Llevó a cabo el proyecto Clavijo y Pló, en 1857, diseñando un muelle auxiliar al de Las Palmas con una línea de 200 metros, rematado por un martillo. El proyecto se aprobó en 1858, pero no llegó a ejecutarse. En 1861, el Ayuntamiento de Las Palmas elaboró una nueva Exposición en la que se solicitaba la construcción de un "puerto de estación, de abrigo y de refugio" en La Luz. Esta vez diseñó el proyecto el ingeniero Juan de León y Castillo, y fue aprobado por una Real Orden el 18 de junio de 1862. Pero, tras licitarse las obras, éstas se irían retrasando hasta quedar suspendidas por razones diversas, desde las dificultades financieras a los problemas de índole material y técnico. A partir de la década de los setenta y ochenta del siglo XIX, se retomó la iniciativa, tanto por razones de crisis económicas, como porque la creciente actividad de la navegación intercontinental suponía una gran oportunidad para aprovechar los trayectos atlánticos y el ingente trasiego de buques y mercancías. Diversas Instituciones públicas y privadas de Gran Canaria (Real Sociedad Económica y Círculo Mercantil) llevaron a cabo distintas actuaciones en pro del proyecto, solicitando que todos los esfuerzos portuarios se concentraran en La Luz. Ante las dificultades legales y presupuestarias para conseguir la declaración de un Puerto de interés general (a lo que se unía la rivalidad de la aspiración para que dicho puerto se ubicara en Añazu n Chinet, Santa Cruz de Tenerife), los representantes grancanarios, encabezados por el político Fernando de León y Castillo, optaron por solicitar un Puerto de Refugio ya que, en este caso, las obras correrían por cuenta del Estado español, y la aprobación llegaría antes. En efecto, en la Ley del 27 de abril de 1882, el Puerto de Refugio de La Luz se incluyó entre los puertos de esta índole y el proyecto de las obras, que había sido encargado a Juan de León y Castillo, se ejecutó en el largo plazo de unos 20 años, entre 1883 y 1902. Constaba de un dique exterior de 1.247 metros de longitud y un dique transversal para el atraque y servicios comerciales (muelle de Santa Catalina) de 774 metros. Se construyó así la primera fase de este puerto que llegaría a ser uno de los más importantes del Atlántico en su tiempo. En años sucesivos, durante el resto del siglo XX, aquellas primeras instalaciones se ampliaron considerablemente, multiplicándose los diques y los muelles y construyéndose nuevas dársenas y todo tipo de infraestructuras para los servicios portuarios (almacenes, frigoríficos, combustibles, astilleros, administración, transporte, seguridad, etc.). En la actualidad, el Puerto de La Luz forma parte del complejo de Puertos de Las Palmas y se encuentra en plena expansión y modernización.
1856 Diciembre 31.
En todo de la Ysla (Fuerteventura) cuyas costas son bajas, llanas yaccesibles, no existen mas defensas artificiales que la Torre de Tostón situada al Norte y otra en la Caleta de Fustes al Este, cuyas fortificaciones se consideraron de poco valor desde que no tuvieron que defenderse de las incursiones que en ella, lo mismo que en la inmediata de Lanzarote hacian los Piratas berberiscos, por ser las mas proximas á la costa africana, ó mejor dicho desde que en 1740 nuestros enemigos de aquel tiempo, los Yngleses, la amenazaron en Octubre de dicho año.

Las Palmas 31 de Diciembre de 1856.
El Ingeniero Comandante. Nicolas Clavijo y Pló.
(En: José María Pinto y de la Rosa. 1996)

1856 Diciembre 31.
En una relación de las Plazas Fuertes de Canarias, existente en el archivo de la Comandancia de Ingenieros, redactada en esta fecha, se dice al tratar de la isla de La Palma, que su capital es la ciudad de Santa Cruz de la Palma y su Comandante Militar de 3ª clase, que la ciudad está defendida por dos Fuertes extremos, el primero de San Miguel cerca del muelle, y el segundo de Santa Catalina, cuadrado y abaluartado que ocupa el saliente formado por la costa y el barranco de Santa Catalina en que termina la población por el Norte. Entre estos dos puntos la costa es aproximadamente recta y en ella se hallan situadas, en los lugares más salientes, cuatro baterías aisladas llamadas San Felipe, Principal. La población termina por el Sur en un escarpado de difícil acceso, pero desde este punto y en una extensión de un cuarto de legua, la costa es muy baja y forma una extensa playa llamada de Bajamar. Cerca de ella se forma el barranco de Aguaciencie, y en su desembocadura está la torre de costa llamada igualmente Bajamar

Otro punto fortificado de la isla es Tazacorte, al Sur de ella, estando su puerto defendido por el Castillo del Puerto de Naos.

En la ciudad de Santa Cruz de la Palma, han existido, si bien no todas en la misma época, las siguientes fortificaciones:

I. Fuerte de San Carlos o de los Guinchos, en la Punta de Bajamar.
2. Castillo de San Carlos, en el Barranco del Socorro o Aguaciencie, destruido en 1694 por una avenida del barranco.
3. Reducto de Paso Barreto.
4. Plazuela y Batería Baja del Muelle.
5. Castillo de San Miguel inmediato a la anterior.
6. Batería de la Cruz.
7. Batería de San Antonio.
8. Batería de Almeda o Santa María de Savoia.
9. Batería de .los Clérigos o de San Pedro.
10. Batería de Méndez o de San Felipe.
11. Castillo Principal o de Santa Catalina, en el barranco de su nombre.
12. Castillo de Santa Cruz del Barrio.
13. Batería de San Jaques.
4. Batería de Nuestra Señora del Carmen.
15. Polvorín de Calcines.
En Tazacorte se encuentran:
16. Castillo de San Miguel o de Puerto de Naos.
17. Castillo de Juan Graje.

Según datos facilitados por el Historiador D. Dacio V. Darias Padrón, el Cabildo de la Isla tenía el privilegio de elegir en Enero de cada año, en virtud de autorización Real, en Caballeros de lustre y hasiendados, los Alcaides del Principal de Santa Catalina, de la Torre de San Miguel en el Muelle, de Santa Cruz del Barrio, y de San Carlos o de los Guinchos al Sur de la bahía de la Capital, y continuó eligiéndolos aun después de haber perdido este derecho los Cabildos de Tenerife y Gran Canaria.

Estos Castellanos tenían la efectividad de Alféreces graduados, y se les expedían Reales Despachos de tales, además del especial de Castellanos, ya que a veces eran paisanos.

El Castellano del Castillo Principal o de Santa Catalina era el único que disfrutaba sueldo o salario anual, primero de 50 ducados y aumentados después a 100, por Real Cédula expedida en Valencia el 28 de Enero de 1586, pagaderos la mitad de los Propios
de la isla y la otra mitad de las penas de Cámara; éste llevaba frecuentemente además el título de Alcaide de las fortalezas de su marina, y otra el de Capitán de todas ellas, o sea jefe de los demás Castellanos de la ciudad.

Los que más ambicionaban los nobles palmeros, eran por su orden: Santa Catalina, Torre de San Miguel, cuyos Alcaides tenían cierta intervención en el Puerto, y Santa Cruz del Barrio, y antes de tomar posesión del cargo, rendían pleito homenage al Soberano en manos del Teniente Corregidor, en presencia de dos Regidores y un Escribano del Consejo.

Según consta en la obra La Isla de San Miguel de la Palma, por D. Pedro José de las Casas Pestana, los últimos Castellanos fueron:
De Santa Catalina, teniente de Milicias D. José M. Pérez, nombrado el 6 de Febrero de 1828.
De Santa Cruz del Barrio, D. Antonio Miguel de las Casas Álvarez, el 15 de Diciembre de 1832.
De San Carlos o de Los Guinchos, D. Francisco Javier Rodríguez, el 23 de Marzo de 1832.
De San Miguel del Puerto, D. José Gabriel González, el 27 de Marzo de 1828.
De la Batería de Nuestra Señora del Carmen, D. José Ana Corral Fernández, e19 de Septiembre de 1824.
De la Batería de los Clérigos o de San Pedro D. Miguel Álvarez de las Casas, el 25 de Enero de 1828.
Del Reducto de Paso Barreto, D. Domingo Rodríguez, el 19 de Mayo de 1827.
Del Castillo de San Miguel o de Puerto Naos, D. Victoriano Camacho Rodríguez, designado e120 de Mayo de 1827.
Del Castillo de Juan Graje en Tazacorte, D. Domingo Cabrera, e1 21 de Noviembre de 1833.

No obstante lo expuesto resulta que a D. José María Alfaro Poggio se le otorgó Real Despacho de Alférez graduado de Milicias, por ser Castellano de Santa Catalina en virtud de lo mandado en R.O. de 17 de Octubre de 1805, con fecha 5 de Julio de 1835 {Colección de Reales Despachos de D. Tomás Tabares Tabares). (En: José María Pinto y de la Rosa. 1996)
1857. La isla de La Gomera cuenta con 11.386 habitantes.
 1857  Enero 2. Como consecuencia del mal tiempo sufrieron averías de consideración dos navíos que estaban al ancla en el puerto de Añazu n Chinech (Santa Cruz de Tenerife).
1857 Enero 7. En el pueblo de Garachico, en Chinech (Tenerife) a las diez de la mañana, la mar de leva hizo encrespar las olas y éstas avanzaron rápidamente, arrollando todo lo que se oponía á su paso, inundando las calles, echando abajo las paredes del convento de monjas de la Concepción é inundando la iglesia de la secta católica, pereciendo bajo sus escombros una monja y su criada; además la corriente se llevó las imágenes y cuantos enseres encontraba por delante.

1857 Septiembre 8.  Se fue a pique en el Puerto de Añazu n Chinech (Santa Cruz de Tenerife)  el brick inglés Loise.

1857 Octubre. El Ayuntamiento de Arrecife, Titoreygatra (Lanzarote) instala su primer alumbrado público, a base de los típicos faroles de petróleo. En ese mismo año comienzan las obras del nuevo cementerio.

1857 Octubre 31.
Parapeto o trinchera de Los Tres  Cañones, Villa de San Sebastián La Gomera.

Inventario de las partes que constituyen el expresado sitio, el cual se entrega por el Cuerpo de Ingenieros al Comandante Militar de esta isla, como perteneciente al ramo de guerra y es como sigue:

Observación.- La falta de buques a tiempo y a propósito y de Oficiales de Ingenieros en estas Islas, ha sido motivo por que estas obras no hayan sido visitadas y reparadas a su tiempo, por cuya causa llegaron a abusar algunos propietarios y vecinos del expresado sitio, entrandose en él por varias partes y haciendo desaparecer los materiales para sus paredes y convirtiendo la mayor parte del sitio en depósito de piedra menuda.

Teniendo las anteriores noticias de este mal estado, han procurado remediar este daño por medio del Comandante Militar de esta Isla, segun oficio del Excmo. St: Capitán General de fecha 12 del presente, y en cumplimiento del expresado oficio, se hicieron comparecer a todos los interesados y sobre el terreno convinieron todos en que se procediera al deslinde, perdiendo la parte que comprendía la distancia marcada en la orden que se les acababa de leer del Excmo. Sr. Capitán General y resultó del modo que se refiere y representa el plano ó croquis que se acompaña.

Situación.- Linda por el N. con el camino que baja a la Ermita de Ntra. Sra. de la Concepción. Por el E. con la playa hasta el barranco. Sigue terreno (sin cultivo en el dia) de D. Antonio Fernández, que comprende 162 varas desde el barranco hasta el terreno de D. Antonio José Padilla que concluye en el lomo. Por el S. Con el cerro llamado de los Machos ó de los Canarios.

Por el o. con terrenos de D. Antonio José Padilla y D. Juan Negrín (en el dia con nopales).

A la distancia de 117 varas contando desde el camino de la Concepción, se encuentra el barranco de la Concepción que atraviesa el parapeto de 0. a E. y tiene su cauce de ancho, 21 varas lineales.

A las 42 varas lineales del Barranco expresado, se halla una explanada con algunas losas lavantadas y pedazos de paredes de cál y piedra de las troneras que hubo en otro tiempo. Recorrida toda la trinchera la parte mas estrecha que le queda en el dia es de 20 varas, es decir 6 varas a vanguardia del espaldón y 14 a retaguardia.

Por la parte del mar tiene una hilera de piedras ó mojones embutidos en la arena y encalados por fuera, todos ellos estan a distancia de 6 varas del parapeto, marcando la linea que se debe conservar.

Por la parte de arriba empezando en el risco y en el punto por donde corren las aguas de alto a bajo, en el que hay una zanja encalada de Piedra viva, a cada 25 varas hay una Piedra por mojón albeada, unas en la tierra y otras en las paredes según ha correspondido.

La superficie total de todo el sitio es de 7.220 varas cuadradas, inclusas 440 que tiene el cauce del barranco.
Villa de San Sebastián de la Gomera a 3I de Octubre de I857.

1857 Noviembre 26.
Torre-Fuerte de La Gomera, Villa de San Sebastián.

Inventario de todas las partes que constituyen la expresada Torre y su terreno adyacente, cuya descripción particular y estado en que se encuentra, se entrega por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército al Comandante Militar de la Isla, es como sigue:

Su origen y situación.- Esta Torre, que los naturales llaman del Conde, a consecuencia de haber sido en ella donde se refugió Dña. Beatriz de Bovadilla cuando los mismos dieron muerte a su esposo D. Fernan Peraza, fue construida por el Gobierno en tiempos del Cardenal Regente de España D. Francisco Cisneros de Ximenez, segun tradición, con el fin de que los buques que se veian acosados por los piratas, encontrasen en esta un depósito seguro para salvar sus caudales.

Se halla situada en la playa de esta villa a unas cien varas de distancia de la población y ciento cincuenta del mar. Su figura es cuadrada y de 58 pies de altura.

Sala de Armas.- El terreno contiguo a esta Torre se halla murado con paredes de piedra seca, y en esta al lado de la Torre hay un boquete ó portada con una hoja de barrotes de madera irregular; para cerrarla. Dá entrada al patio de la Torre que es de l0 por l2 varas cuadradas. A su izquierda tiene un arco de canteria colorada y debajo de este se vé la puerta que da entrada a dicha sala, que es de dos hojas de madera de riga y se halla pin-
Tada al oleo de color aplomado, giran sobre dado y puón y una argolla de hierro, tiene cerradura y llave y un llamador y un cerrojo con tres armellas todo también de hierro, el hueco de dicha puerta es de canteria colorada y tiene siete cuartas de alto por cinco de ancho. Dá entrada a un salón que es de 8 3/4 varas de fondo por 8 1/2 varas de ancho.

Su piso se halla sollado de madera de riga, y su techo es de cielo raso. En el centro tiene una columna de madera que sostiene la viga madre con su zapata correspondiente. A su
izquierda hay armero de dos órdenes con cinco divisiones y cada una puede contener 20 fusiles. En la pared del frente de la puerta de entrada hay otro armero también de dos órdenes dividido en cuatro tramos y en cada lado de uno de estos tramos cogen 25 fusiles. Siendo el total de fusiles que dichos armeros pueden contener el de 400. Estos armeros y la columna expresada se hallan todos pintados al óleo de color aplomado. En la pared de su derecha hay un tragaluz sin puerta vidriera y es la única luz, con la puerta de entrada, que recibe esta habitación.

Segundo piso.- Saliendo de la anterior habitación, a su derecha hay una escalera de canteria de tres cuartas de ancho y con ocho escalones, sigue una meseta y un poco mas alto otra meseta y luego continúan seis escalones mas hasta llegar al puente que es de madera de Tea con pasamanos de lo mismo. A su izquierda hay un hueco de canteria encarnada, es de dos varas de alto y tres cuartas de ancho. Dicha puerta es de una sola hoja de madera del pais, gira sobre dado y puón de hierro y tiene cerrojo, cerradura y llave, y tres armellas de hierro. Dá entrada a un salón de iguales dimensiones que el anterior; su piso es de tablas de madera de tea y en el centro tiene otra columna con su zapata, todo de tea. A su derecha tiene una ventana de media vara cuadrada de luz con reía de hierro volada y con marco y hoja de madera de Tea, y para llegar a ella hay dos grandes escalones de canteria colorada. Al costado izquierdo y frente de la entrada, hay otras dos ventanas iguales a la anterior. Pasada la ventana del costado derecho de esta habitación, se encuentra una escalera de madera de Tea de cuatro pies de ancho, tiene seis escalones en el primer tramo, sigue una meseta, gira a la izquierda y continuan catorce escalones para llegar al tercer piso. El techo de la anterior habitación es de vigas de Tea y tablas de igual material.

Tercer piso.- Al fin del último escalón de la escalera que se acaba de referir, hay una hoja de puerta envisagrada con cerradura y llave, a manera de escotillón. Dá entrada al tercer piso de esta Torre que es igual a los dos anteriores con su columna y zapata de Tea que tiene una aspillera ó tragaluz de un pié de alto y medio de ancho. en el lado del N.O. otro igual y tapado con cal por fuera a fin de evitar el que se introduzcan chispas de fuego cuando se queme la leña vieja de las palmeras inmediatas, pues esta sala es la que contiene la pólvora. En los otros dos costados tiene una ventana con reía en cada uno iguales en todo a las del piso anterior. El pavimento de esta sala es de tabla de Tea como igualmente el techo. Frente a la puerta de entrada está la escalera que conduce a la azotea, es de madera de Tea y tiene su primer tramo con seis escalones, sigue una meseta y girando a la izquierda continua el último trozo de ella y es de catorce escalones.

Azotea.- Al concluir la anterior escalera se halla un mirador de tabique de mampostería el techo es de tres vigas forradas con tablas, todo de Tea y teja sentada con cál, a su izquierda hay un hueco de ventana pequeña cerrada con dos vidrios, uno sobre otro. Sigue al otro lado la puerta de la azotea que es de cinco pies de alta y tres de ancho, envisagrada y se cierra con pasador garitas voladas que tiene dicha azotea, estas son de medio circulo sin techo y en el piso tiene dos huecos para arrojar Piedras, segun se usaba en la defensa antigua. Son de canteria colorada, como igualmente las esquinas y
huecos de la Torre. El resto de ella es de piedra viva y cál y toda ella queda en buen estado pues se acaba de encalar por dentro y fuera toda ella a cabeza descubierta. La Sala de Armas y la Azotea todo se ha hecho de nuevo, el primero y tercer piso carecen de claridad y en particular en invierno en los dias velados, pero no se puede remediar por ser las paredes de seis y medio pies de espesor.

Alrededores de la Torre.- A la parte Norte de la Torre se halla un camino vecinal y a los otros tres lados restantes un trreno de inferior calidad por contener en su mayor parte, Piedra. Se halla cercado de una pared de piedra seca que cierra dicho terreno y es su figura casi un rectángulo que tiene su base a la parte de la población y es de cincuenta y siete varas de largo, treinta y cinco varas en el centro de la Torre y cuatro y media en
su vértice, y cien varas de largo. Todo se halla con nopales menos el patio de la Torre.
Villa de San Sebastián de la Gomera a 26 de Noviembre de 1857.

No hay comentarios:

Publicar un comentario