jueves, 19 de marzo de 2015

DOCUMENTOS RELATIVOS A LA HISTORIA COLONIAL DE CANARIAS-IV



Recopilados por Eduardo Pedro García Rodríguez

1502 Junio 23. Toledo. Seguro a favor de Margarita, canaria, natural de nador de dicha isla, y a sus oficiales a estar presentes en la misma para la residencia que se les ha de tomar, debiendo hacerse ésta en un plazo inferior a sesenta días, a partir de la presentación de la carta de corregimiento, y publicarse antes de treinta. Dicha medida se toma a petición de Pedro de Santana, en nombre de los que sirvieron en la conquista de dicha isla, que temen no alcanzar cumplimiento de justicia en caso contrario. Don Alvaro. Petrus licenciatus. Johannes licenciatus. Zapata. Moxica. Mármol. Pérez. (E. Aznar; 1981)

1502 Julio 7. Toledo AS, RS,. ACW, pc. XXVIII- 1502- VII/2-3,
Juan de la Gomera. Yncitativa.

Don Fernando e Doña Ysabel etc. A vos Don Juan de Silva conde de Çienfuentes, nuestro alférez mayor e del nuestro consejo e nuestro asystente en la muy noble cibdad de Seuilla, e a vuestro logartenyente etc. salud e gracia. Sepades que Juan de la Gomera. canario de la ysla de la Gomera, nos hizo rrelacián etc. diziendo que Francisco espinosa, vezino desa dich  cidad estando en la dicha ysla le tomó para le seruir e que teniénrlole como su criado el dicho Francisco Despinosa, syendo él libre le vendió por esclauo a Diego de Buitrago en el Real de Baca, el año de chenta e nueve, por quantia de ocho mill quiientos mrs. non lo pudiendo nin deuiendo hazer, en lo qual diz recibe e a rrescihido mucho agrauio e daño, e que agora el dicho Diego de Buitrago le hizo donación de los dichos ocho milI e quinientos mrs. por rrazon del tienpo que le ha seeruido. Por en nos suplicaua e pedía por merced que pues el dicho Franisco Despinosa le avía vendído por su esclavo syendo libre Diego de Buítrago le avía fecho merced de los dichos ocho mill e quiníentos mrs. que mandásemos dar nuestra carta para que e1 dicho Franisco Despínosa le diese e pagase los dichos mrs. E asy mismo le mandásemos pagar cierto tienpo que avía servido al dicho Francisco Despinosa estando en su poder o como la nutra merced fuese. Lo qual visto por los del nuestro consejo, fue acordado que deuíamos mandar dar esta nuestra carta por  la di cha rrazón e nos touímoslo por bícn, por quc vos mandamos lueluego veades lo suso dicho e llamadas e oydas las partes a quienes atañe, breuemente, nin dando lugar etc. solamente la verdad sahída, fagades e administredes a las dichas partes entero e  conplimiento de justicia por manera que ellos la hayan e alcançen e por defecto della non tengan cabsa nin rrazon de se nos quexar mas sobre ello ante nos.  E non fagades etc. Dada en Toledo, a syete días de Jullio de milI quinientns e dos años. Don A1uaro, Johannes episcopus Cartagen., Johannes doctor, Franciscus liceencaiatus, Petrus dotor, Fernandus TelIo liceenciatus, licenciatus Muxica, Castañeda (Rúbrica)  licenciatus Polanco. (D.J. Wölfel)

1502 Agosto. Los guanches alzados de los distintos menceyatos de la isla Chinech (Tenerife), deciden reconstruir el Menceyato de Adeje, donde había residido el trono universal de la isla, proclamando mencey al noble adejero Ichasagua, uno de los nobles que no se acogieron al tratado de los Realejos. Era Ichasagua guerrero enérgico y de poderosas fuerzas, de pocas palabras y hombre de acción. Fue vencedor en varias ediciones de los juegos Beñesmeres, siendo hombre valeroso y de gran sagacidad y serenidad. Estableció su corte en la fortaleza de Ahiyo, entre Adeje y Arona, señalándose por la tamusni, en la falda sur de la montaña de Hengua la cueva Menceya como parte integrante del auchón real.
La proclamación del Mencey Ichasagua, conmovió los inseguros cimientos de la recién implantada sociedad europea. Comprendiendo Lugo todo el alcance político que tenía un hecho de esta naturaleza, en un país que no estaba totalmente pacificado, ordena la invasión del territorio de los alzados, aprovechando para esta operación las fuerzas que estaba preparando para sus correrías y saqueo del continente. Decreta la prisión del príncipe Izora, hermano de don Diego de Adeje, Pelinor. (El cual fue rescatado por los Tacoronte como hemos apuntado más arriba) Y la invasión del menceyato de Adeje, por dos puntos distintos. Un grupo de tropas españolas apoyadas por guerreros isleños especialmente canarios y guanches de paces, superando las cumbres desembocaba por Chasna. Este ejército iba comandado por Guillén Castellano, lanzaroteño, Jerónimo Valdés, Sancho de Vargas, Andrés Suárez Gallinato y Francisco Espinosa. Simultáneamente, desembarcaba por la playa de Los Cristianos el mercenario flamenco mal llamado borgoñón, Jorge Grimón, al frente de 50 espingarderos y ballesteros, portando además socorros alimenticios para las tropas que habían penetrado por las cumbres.
Según la tamusni estas fuerzas se pusieron en contacto y recorrieron el territorio sin poder librar una verdadera batalla, ya que Ichasagua, conociendo las tácticas de combate de los españoles, ordenó a sus tabores que se desplegaran por todas partes; pero en cuanto el ejército invasor se fraccionaba en columnas los alzados se concentraban y arremetían contra los invasores, trabando encarnizados combates, de los cuales salieron siempre victoriosos los guanches gracias a la nueva estrategia empleada por Ichasagua y porque ya eran muchos los guanches que tenían armas europeas, arrebatadas a las tropas españolas durante los encuentros mantenidos con éstas y especialmente en la gran batalla de Acentejo. Estas escaramuzas se mantuvieron varios meses sin resultados positivos para los invasores. Las pérdidas y el desgaste que estaba sufriendo el ejército español por los nuevos métodos de guerrilla empleados por Ichasagua, obligaron al adelantado a cambiar de táctica, empleando las argucias políticas y de engaño que tan buenos resultados le habían dado en campañas anteriores. Así decidió replegar las fuerzas dejando a algunos guanches comprometidos con su causa, los cuales tenían por misión sembrar la discordia entre los Tabores de los alzados.
Retomemos la cuadrilla de guancheros formada en Eguerew (La Laguna) por don Pedro de Tacoronte, sus parientes y el príncipe Izora, éstos mantienen contactos secretos con determinados Sigoñes de los tabores de Ichasagua, transmitiendo una serie de promesas de parte de los conquistadores, las cuales, por otra parte y como era habitual en ellos, jamás cumplirían. Por fin, don Pedro de Tacoronte en compañía de otros notables consigue reunir en Tagoror a algunos de los sigoñes alzados en un lugar a Abona que posteriormente se conocería como Los Parlamentos, del Valle de San Lorenzo.
Llevaban los comisionados poderes del adelantado para negociar la paz bajo las mismas condiciones del tratado de Los Realejos, con olvido de todo lo pasado; proposiciones que acabaron por aceptar los principales alzados, siempre que el Mencey Ichasagua entrara en el concierto.
Aceptado el principio de acuerdo, la asamblea se dirigió hacía el píe del actual pueblo de Arona, al lugar denominado El Llano del Rey, el cual hasta fines del siglo XVIII en los documentos oficiales se cita como El Llano del Rey Ichasagua. Cuando llegó la comitiva a presencia del Mencey encontraron a éste en píe rodeado de algunos de sus consejeros, mirando al numeroso grupo que se le aproximaba, al frente del cual venía el infante Izora, cuando éste llegó a su presencia y después de dirigirle un saludo le dio a conocer su misión y las proposiciones de paz. El Mencey Ichasagua, sin corresponder al saludo de Izora, sin pronunciar una sola palabra, recorrió con la mirada los rostros de todos los circunstantes como tratando de adivinarles el pensamiento, tiró de pronto de un puñal que llevaba al cinto y se lo hundió en el pecho. Así, cumpliendo con la tradición de sus ancestros, mediante el suicidio ritual murió el penúltimo Mencey Guanche, sin siquiera molestarse en dar repuesta a las propuestas que el verdugo Alonso Fernández de Lugo le trasmitía a través de unos renegados.
Tras el fallecimiento del Mencey Ichasagua, algunos de los conjurados aceptaron las paces propuesta por los conquistadores y consiguieron arrastrar consigo a muchos de los alzados. La historia es testigo del poco honor que los españoles hicieron a lo pactado, como es habitual en ellos. Otros, los más indómitos, se dispersaron por las cumbres y montes manteniendo viva la lucha contra el invasor. Con el transcurso del tiempo, unos se fueron integrando en la nueva sociedad, otros, continuaron su lucha y su vida en las zonas más inaccesibles de nuestra geografía, y si bien con el tiempo las acciones de guerra se fueron aminorando, no es menos cierto que estos alzados jamás se rindieron al invasor, por tanto, podemos afirmar que aún continuamos en guerra con la potencia invasora, en una especie de tregua indefinida no declarada.
La conflictividad social en las islas Canarias, ha sido una constante durante más de cinco siglos de opresión de un sector minoritario y pudiente de la población sobre el resto de la misma. El sector más desprotegido se vio siempre sometido, primero con la esclavitud, después por una situación de vasallaje y, posteriormente, obligados a sobrevivir bajo las férreas estructuras Caciquiles, las cuales no escatimaban – ni escatiman- medios para dominar todas las etapas productivas del país sometido, sumiendo al pueblo en el más abyecto estado de miseria y embrutecimiento, hasta bien entrado los años sesenta del pasado siglo XX. (Eduardo Pedro García Rodríguez)
1502 noviembre 11.
Pedro  Alvarez  (marido  de Elvira  Jiménez, vesyno de la villa de Tarifa)  ... vende a Rodrigo de Sevilla (mercader, vezino desta  cibdad  de Sevilla  en  la  collación  de  Sant Visente, qu'está  presente)  un su esclavo canario,  natural  de Tenerife,  de hedad de 18 años poco más o menos, su nombre Benito;  el qual dicho  esclavo le vende por de buena  guerra e no de paz, e por sano de todas enfermedades, e por no borracho ny ladrón ny fuydor  ... por el prescio de 13.000 maravedis desta moneda que se agora usa.  (J. R. P.,  fol. 664).

1502 Noviembre 11. En esas fechas se procede por parte de los invasores a crear una cuadrilla de guancheros para tratar de someter a los alzados defensores guanches que continuaban alzados a las ordenes del penúltimo mencey, el legendario Ichasagua: “En este dicho día, en la yglesia de la Concebcisyón de la villa de San Cristóval, entraron en Cabildo los onrados señores Pero Mexía, alcalde mayor, de la ysla, y los regidores fernando de Trosyllo e Cristóval d’Espyno e Gerónimo de Valdés e Mateo Vyña e Ouillén Castellano e el jurado francisco de Albornoz, e fezieron e ordenaron lo syguiente: E luego platicaron en Cabildo sobre poner remedio cómo se tomasen los alçados guanches que andaban robando la ysla. E luego paresció ende presente Ximón e Fernando Tacoronte e Gaspar e Francisco de Tacoronte, guanches, por lengua de Guillén.

E hezieron un requerimiento al dicho señor alcalde mayor Pero Mexía que estava presente, que por quanto el señor Oovernador Alonso de Lugo e por la señora Bovadilla e regidores les ha sydo mandado que tomen los guanches alçados ladrones, que ellos están prestos de lo hazer e cunplir e trabajar en ello con todo su poder, con tal que les sean dados los mantenimientos y espensas nescesarias y las otras cosas; e que por quanto al presente el señor alcalde tyene preso a un guanche que se dize don Pedro  de Adexe, el qual sabe la tierra del reyno de Adexe do andan los alçados, que por tanto se lo mandase dar e que ellos se obligavan e obligaron con sus personas e bienes muebles e rayzes para se lo dar cada que se lo pediese e demandare, so pena sus personas a merced del rey e los bienes perdidos.

E luego el dicho señor alcalde dixo que lo requerido por los dichos guanches le paresce bien, pues que le dan fiador de la faz que les da el dicho guanche; que pedía a los señores regidores le digan su parescer.

E luego todos los dichos regidores dixeron que su voto e parescer es que al dicho guanche que asy está preso se lo de el dicho alcalde a los dichos guanches para sacar los dichos alçados, pues que es servycio de Dios e bien e pro de la ysla; con tanto quel dicho alcalde resciba fiança bastante de la haz del dicho guanche.

E luego el dicho alcalde respondió al voto e parescer de los dichos regidores, en que dixo que en presencia de todos, que la señora Bovadilla le encomendó la vara de justicia, con acuerdo de todos ellos, para que él feziese justicia a servicio  de Dios e de sus Altezas, y que el dicho guanche él le tenía preso por ciertas querellas que dél dieron, de las quales el dicho alcalde ha quesydo saber la verdad y no ha hallado por do pueda proceder contra él por ningund rigor de justicia, e que el dicho guanche está preso y que él no lo ha soltado fasta más se ynformar, y que pues al parescer de todos  los señores regidores e suyo es que el dicho guanche puede aprovechar para ayudar a tomar los alçados que andan robando la tierra e vecinos della, e que le plaze dar en fiado a todos los quatro guanches que hezieron la dicha obligación, para que cada e quando se lo pediere el alcalde o otro juez lo pornán en la cárcel segund que se obligaron.”.
1502 Noviembre 25.
En xxv de novienbre de Mdii años.
286.-Cabildo.

En este dicho día, en la yglesia de la Concebcisyón de la villa de San Cristóval, entraron en Cabildo los onrados señores Pero Mexía, alcalde mayor de la ysla, y los regidores fernando de Trosyllo e Cristóval d’ Espyno e Gerónimo de Valdés e Mateo Vyña e Guillén Castellano e el jurado francisco de Albornoz, e fezieron e ordenaron lo syguiente:

287.-Habla sobre los guanches.

E luego platicaron en Cabildo sobre poner remedio cómo se tomasen los alçados guanches que andaban robando la ysla.

288.-Requirimiento de guanches. fol.37 f.

E luego paresçió ende presente Ximón e Fernando Tacoronte e Gaspar e Francisco de Tacoronte, guanches, por lengua de guillén. E hezieron un requerimiento al dicho señor alcalde mayor Pero Mexía que estava presentel que por quanto el señor Governador Alonso de Lugo e por la señora Bovadilla e regidores les ha sydo mandado que tomen los guanches alçados ladrones, que ellos están prestos de lo hazer e cunplir e trabajar en
ello con todo su poder con tal que les sean dados los mantenimientos y espensas nescesarias y las otras cosas; e que por quanto al presente el señor alcalde tyene preso a un guanche que se dize don Pedro  de Adexe, el qual sabe la tierra del reyno de Adexe do andan los alçados, que por tanto se lo mandase dar e que ellos se obligavan e obligaron con sus personas e bienes muebles e rayzes para se lo dar cada que se 1o pediese e demandarel so pena sus personas a merced del rey e los bienes perdidos.

289.-Respuesta del alcalde.

E luego el dicho señor alcalde dixo que lo requerido por los dichos guanches le paresce bien, pues que le dan fiador de la faz que les da el dicho guanche; que pedía a los señores regidores le digan su parescer.

290.-Parescer de los regidores. fol. 37 v.

E luego todos los dichos regidores dixeron que su voto e parescer es que al dicho guanche que asy está preso se lo de el dicho alcalde a los dichos guanches para sacar los dichos alçados, pues que es servycio de Dios e bien e pro de la ysla; con tanto quel dicho alcalde resciba fiança bastante de la haz del dicho guanche.

291.-Respuesta del alcalde.

E luego el dicho alcalde respondió al voto e parescer de los dichos regidores, en que dixo que en presencia de todos, que la señora Bovadilla le encomendó la vara de justicia, con acuerdo de todos ellos, para que él feziese justicia a servicio II de Dios e de sus Altezas, y que el dicho guanche él le tenía   preso por ciertas querellas que dél dieron, de las quales el dicho alcalde ha quesydo saber la verdad y no ha hallado por do pueda proceder contra él por ningund rigor de justicia, e que el dicho guanche está preso y que él no lo ha soltado fasta más se ynformar, y que pues al parescer de tos  los señores regidores e suyo es que el dicho guanche puede aprovechar para ayudar a tomar los alçados que andan robando la tierra e vecinos della, e que le plaze dar en fiado a todos los quatro guanches que hezieron la dicha obligación, para que cada e quando se lo pediere el alcalde 0 otro juez lo pornán en la cárcel segund que se obligaron.

292.-Girónimo d’ Valdés se  disistió de deputado.

E luego el dicho Gerónimo de Valdés, uno de los dichos regidores, dixo que por quanto él a sydo deputado e a cobrado algunas penas, que él se desestía, e desestió del dicho oficio de deputado e que se le tome cuenta y que él está presto de la dar.

293.-Respuesta de los regidoesr  a Glrónimo d’ Valdés.

E luego todos los dichos regidores dixeron por quanto no avya más de diez días, poco más o menos, que tenía el dicho Gerónimo de Valdés cargó, que no era razón ni derecho que se pusiese  desestir deste dicho oficio; por tanto que le rogavan e rogaron e requerieron que servyese el tienpo que suelen servyr los deputados, e que esto le davan e dieron por su respuesta.

294.-Respuesta de Valdés.

E luego el dicho Gerónimo de Valdés dixo que non quería servyr sy no se lo pagan; y que pagándole su trabajo que está presto de lo hazer.

295.-Respuesta de los señores a Valdés.

E luego los dichos señores dixeron que están prestos de le dar el salario que a los otros deputados dan. (Acuerdos Cabildo colonial de Chinech (Tenerife)  v. I: 51).
1502 Noviembre 25. El Cabildo de los invasores europeos se reúne en la incipiente iglesia de La Concepción en Eguerew, Chinech (La Laguna-Tenerife) y trata, entre otras cuestiones, de la formación de la cuadrilla de guancheros formada por los Tacorontes.
Por esas fechas estaba preso en la cárcel de la villa don Diego de Adeje (Pelinor), mencey de Adeje, quien estaba recluido por sospechas de acoger y ayudar a los alzados.
Los Tacoronte, aprovecharon la oportunidad para conseguir diplomáticamente la libertad del mencey, el cual posteriormente tuvo una participación decisiva en la digresión de los alzados en el reino de Adeje, vemos como se discurrió la mencionada sesión, « E luego pareçió ende presente Simón e Fernando Tacoronte e Gaspar e Francisco de Tacoronte, guanches, e por lengua de Guillén.
E hizieron un requerimiento al dicho señor alcalde mayor Pero Mexías que estava presente, que por cuanto el señor Gobernador Alonso de Lugo e por la señora Bovadilla e regidores les ha sydo mandado que tomen los guanches alçados ladrones, que ellos están presto de lo hazer e cumplir e trabajar en ello con todo su poder, con tal que les sean dado los mantenimientos y espensas necesarias y las otras cosas; e que por cuanto al presente el señor alcalde tiene preso a un guanche que se dize don Pedro de Adexe, el cual sabe la tierra del reyno de Adexe do andan los alçados, que por tanto se lo mandase dar e que ellos se obligavan e obligaron con sus personas e bienes muebles e raíces para se lo dar cada que se lo pediese e demandare, so pena sus personas a merced del rey e los bienes perdidos. »
A esta protocolaria solicitud, el alcalde mostró su conformidad a la petición de los Tacoronte, pues ya tenía preparada la estrategia para tratar de minar la unidad de los alzados, valiéndose del ascendiente que tanto don Diego de Adeje como los Tacoronte tenían sobre algunos de los alzados, por ello se mostró conciliador: «E luego el señor alcalde dixo que lo requerido por los dichos guanches le parece bien, pues que le dan fiador de la faz que les da el dicho guanche; que pedía a los señores regidores le digan su parecer: » «E luego todos los dichos regidores dixeron e parecer es que al dicho guanche que asy está preso se lo de el dicho alcalde a los dicho guanches para sacar los dichos alçados, pues que es servycio de Dios e bien e pro de la isla; con tanto quel dicho alcalde reciba fiança bastante de la haz del dicho guanche.». El arbitrario encarcelamiento de don Diego de Adeje, queda expuesto por el propio alcalde al exponer a los regidores el fundamento de su decisión: « E luego el dicho alcalde respondió al voto e parecer de los dichos regidores, en que dixo que en presencia de todos, que la señora Bovadilla le encomendó la vara de justicia, con acuerdo de todos ellos, para que él feziese justicia a servicio//de Dios e de sus altezas, y que el dicho guanche él le tenía preso por ciertas querellas que del dieron, de las cuales el dicho alcalde ha quesydo saber la verdad y no ha hallado por do pueda proceder contra él por ningún rigor de justicia, e que el dicho guanche está preso y que él no lo ha soltado fasta más yformar, y que pues al parecer de tos los señores regidores e suyo es que el dicho guanche puede aprovechar para ayudar a tomar los alçados que andan robando la tierra e vecinos della, e que le plaze dar en fiado a todos los cuatro guanches que hezieron la dicha obligación, para que cada e cuando se lo pediere el alcalde u otro juez lo pornán en la cárcel segund que se obligaron. »
Es evidente que la fracción del pueblo guanche que ofrecía tenaz resistencia al invasor iba ganando en número y en organización, pues se incrementaban con muchos guanches de los bandos de paces que habían experimentado la "paz" y “compresión”de los invasores y un considerable número de gomeros, conformes éstos comprobaban en propia carne los verdaderos designios que le tenían reservado los conquistadores.
Comentario de:
Por lo que se desprende del documento la cosa se arreglo "hablando" y el arbitrario encarcelamiento es parte de las barrabasadas del cuñado de Lugo Suarez Gallinato a quien Lugo le dio erroneamente el agua del Rio de chasna( la que corria por el valle de Chacacort o del Ahijadero hacia los erales de Guaza). Este territorio al ser territorio de el Mencyato de Abona y ser bando de paces no era terreno de reparitir en Data. La Tribu Ichasagua era el linaje dominante de el Achimenceyato occidental de Abona como su propio camino en el limite del menceyato parece indicar Camino de Los Chasaguas. Tambien refleja el documento de que Diego de Adeje no estaba con los Alzados pero podia estar despues de meterlo preso. Al naciente de la Montaña Abejera hay un cono volcanico abierto por un lado de manera que queda un circulo dentro con un tagoro La LLaman "de los parlamentos" y es donde se arreglo la "cosa" en un Tagoror quitandole la Data del Agua de el rio de Chasna a Suarez Gallinato y dandole el agua de la Fuente de Tacofote en Las Galletas cuya fuente se la habian dado a Fernando Guanarteme a ,quien dejaron sin Data.

El naciente a no ser el agua de Jama, se seco rapido ya que por la cumbre desforestaron rapido por aprovechar la pez que no era solo el Pino Ateado del que se sacaba la Pez, sino el destrozo que hacian para llegar a el pino, que por ley esa madera les pertenecia asi que se pasaban abriendo camino con bueyes. El apellido Chasaguas a pesar de casar con otros apellidos como los Frias Etc. perduro hasta mas del 1700.

Abaceloy Waya Abenao Por cierto la intermediacion de los Tacorontes no fue gratis, En los principios de el siglo XVI le dieron lo que es Aldea Blanca con la cueva La Samara donde tenia cientos de cochinos con un guanche de medianero.
12 marzo de 2015.




No hay comentarios:

Publicar un comentario