jueves, 19 de marzo de 2015

DOCUMENTOS RELATIVOS A LA HISTORIA COLONIAL DE CANARIAS-I



Recopilados por Eduardo Pedro García Rodríguez

1501 Junio 4. El Consejo real otorga libertad al mencey de Anaga D. Enrique de Anaga.

Don Enrrique, canario. Executoria.

Don Fernando e doña Ysabel, etc. A los del nuestro Consejo e oydores de la nuestra Audiencia, alcaldes, alguasiles de la nuestra casa e corte e Chancillería, e a todos los corregidores, asistentes, alcaldes, alguaziles e otras justicias qualesquier de todas las villas e lugares de los nuestros reygnos e señoríos, e cada uno e qualquier de vos en vuestros lugares e juridiciones a quien esta nuestra carta fuere mostrada, o el traslado della signado de escrivano público salud e gracia. Sepades que plito se trató ante nos en el nuestro Consejo entre partes  de la una el bachiller de Sepúlveda, procurador de los pobres en nuestra corte e en nonbre de don Enrrique, canario, e Pedro Patiño, contino  nuestra casa, de la otra, sobre rasón quel dicho bachiller dixo: ser el dicho don Enrrique, canario, hombre libre de todo cativerio e servidumbre, e el dicho Pedro Patiño tenerle cativo contra justicia; sobre lo qual los del nuestro Consejo rescibieron, a amas las dichas partes, a la prueva, e cada uno dellos fiso provanca, e la truxeron e presentaron ante ellos e fue fecha publicación della e fue alegado de bien provado, e dixeron e alegaron de bien provado e en gualda de su derecho, todo lo que desir e alegar quisyeron, fasta tanto que concluyeron: e por los del nuestro Consejo fue avido el dicho plito por concluso, por ellos, visto el proceso del dicho plito, dierieon e pronunciaron en él sententecia en que fallaron, que atentos los autos e méritos deste proceeso, que devían dar e dieron al dicho Enrrique, canario, por libre e quito de toda servidunbre e catyverio en que esté puesto, para que faga de s y lo que quisyere e por bien tuviere, asy como persona libre e fuera de cativerio. E mandaron que agora n en algund tiempo sea constreñido nin apremiado a servidunbre nin cativerio alguno, por el dicho Pedro Patiño nin por otro en su nonbre; e por algunas caus e rasones que a ello les movieron non fisieren condenación de costas a ningun nin alguna de las partes, salvo que cada una dellas se paren a las que fiso por su sentencia, jusgando ansy, lo sentenciaron e pronunciaron, e mandar en sus escriptos e por ellos. E agora el dicho bachiller de Sepúlveda, en nonbre dicho don Enrrique, canario, paresció ante nos en el nuestro Consejo en suplicó e pedió por merced que mandásemos dar nuestra carta executoria de dicha sentencia, o que sobre ello proveyésemos como la nuestra merced fuese.

E nos tovímoslo por bien  por que vos mandamos, a todos e a cada uno de vos en vuestros lugares e juridiciones, veades la dicha sentencia, que de suso  encorporada, que as y por los del nuestro Consejo fue dada, e la guarded, e cunpláys e executéys e fagáys guardar e cunplir e executar en todo e por todsegund en ella se contiene; e en guardándola e cunpliéndola, contra el tenor e forma della non vades nin pasedes nin consientades yr nin pasar en tiempo alguno nin por alguna manera. E los unos nin los otros non fagades nin fagan ende al so pena de la nuestra merced e de diez mill maravedís para la nuestra camara. Dada en la nombrada e grand cibdad de Granada, a quatro días del mes de junio, año del nacimiento de nuestro señor Jhesu Christo de milI e quinientos e un año, etc. Está firmada de todos los del Consejo. =E yo Juan Ramires, escrivano, etc. =Alonso Peres (rubricada).

1501 Junio 26.  La metrópoli decide que sea la colonia quien pague los salarios de los empleados de la misma enviados a las islas, además de que puedan contar con algunos fondos propios, para ello autoriza el cobro de diferentes gravámenes e impuestos denominados para propios, pero respetando siempre los llamados derechos de la corona los cuales son intocables excepto que por alguna circunstancia especial ésta decida algún tipo de permuta temporal. Los impuestos permitidos a los Consejos locales en las denominadas islas realengas no revisten las mismas características:

a.-Guaniles y abejeras salvajes. El origen de este derecho en Tamaránt) Gran Canaria) se ignora, pero ya desde principios del siglo XVI se percibía y se basaba en el aprovechamiento de ganado y abejeras salvajes que carecían de propietario. En Chinech (Tenerife), donde ya se cobraba desde 1511 por acuerdo del Concejo y posterior ratificación del rey español en 21 de noviembre de 1520, sólo se remataban las abejeras porque el ganado guanil se repartía entre los criadores de cada comarca. Por esta misma R.C. se autoriza el cobro de un arbitrio sobre herbajes y colmenas pertenecientes a forasteros.

b.- Haber del peso. Gravaba la importación y exportación de mercancías y fue concedido a Tamaránt (Gran Canaria) por R.C. de 26 de junio de 1501, pagándose los mismos derechos que el que regía en Sevilla. El Concejo de Chinet (Tenerife) lo percibe desde 1506, obteniendo confirmación el 23 de febrero de 1510, y el de Benahuare (La Palma) posiblemente lo obtuviera en 1520.

c.- Bodegones. Este ingreso se da en las tres islas. El primero que se concede es el mesón del puerto de las Isletas, en Tamaránt (Gran Canaria), por R.C. de 2 de mayo de 1503 y permitía la venta en régimen de monopolio de determinados productos de consumo, sobre todo de alimentos. Su remate llevaba implícito el servicio de atalaya y su edificio fue objeto de frecuentes ruinas y edificaciones.

En Chinech (Tenerife) desde principios del XVI se consiguen varias ventas en el camino de Taoro y en Benahuare (La Palma) ocurre igual en 1520 con las de Tazacorte, Tajuya y Fuencaliente.

d.- Estanco del jabón ralo y duro. Viene a significar la concesión de la exclusiva de importación de este producto, aplicando su remate a los fondos de Propios. Su origen es desconocido para Tamarant (Gran Canaria), aunque a fines del siglo XVII (años 1683 y 1686) se remata en 560 y 620 reales; para Chnet (Tenerife) se concede en 1515 y se confirma en 1520 y lo mismo ocurre para Benahuare (La Palma).

e.- El tajón o corte de la carne en las carnicerías. Se conoce su existencia en las islas de
Tamarant (Gran Canaria) y Chinet (Tenerife) y aunque no se conoce la fecha de su origen, éste parece ser anterior a 1520. Los cabildos monopolizan el sacrificio del ganado y el arrendamiento de las carnicerías concejiles generan esta renta.

f.- El atmotacenazgo. Los derechos de esta renta sólo eran percibidos por el Cabildo de Tanarant (Gran Canaria), ya que en las otras dos islas correspondían a sus fieles ejecutores. Se concedió por R.C. de 26 de febrero de 1506 y consistía en celar y reconocer que las pesas y medidas estuvieran ajustadas y arregladas. Su destino era la construcción de edificios públicos.

g.- Mancebías. Gravaba el ejercicio de la prostitución y variaba en función de si era una
Actividad remunerada o no y de los servicios prestados por el rematador. La mancebía, bien de propio a su vez, era una renta sobre el ejercicio de la prostitución según los servicios ofertados por el arrendador, casa, comida, etc. Se arrendaba por algunos años.

A Tamarant (Gran Canaria) se concede por R.C. de 2 de mayo de 1503 pero fue abolida muy pronto. Chinet (En Tenerife) se percibe desde 1505, si bien no cuenta con aprobación real hasta 1510. En Benahuare )La Palma) se concede en 1520 y cuando se suprime se permite, a cambio, el gravamen de algunos artículos de consumo y la venta a censo de algunos terrenos de montes.

h.- Salinas. Concedida por R.C. de 1520 al isla de Chinet (Tenerife), la inexistencia de remates hace dudar de la percepción de esta renta.

i.-La sisa del vino. En Tamaránt (Gran Canaria) tiene sus orígenes en la R.O. de 8 de julio de 1527 por laque  se concedió facultad para imponer sisa sobre los abastos para la dotación de la plaza de suministro de la Real Audiencia. Asimismo, por R.C. de 27 de mayo de 1680 se concede el arbitrio de tres maravedíes (antes uno) en el cuartillo  de vino atabernado, aplicado junto con otros impuestos que igualmente se concedieron.

El Concejo de Benahuare (La Palma) fue también autorizado a percibir 4 reales y 4 maravedíes vellón por barril de vino vendido al por menor y, al igual que Tamaránt (Gran Canaria), Con posterioridad percibirá iguales derechos por el aguardiente. La escasez de Propios en estas dos islas hizo que la sisa tuviese más importancia que en Chinet (Tenerife) donde, a pesar de contar con autorización desde 1519, no se recurre con frecuencia a este tipo de arbitrio.

BIENES DE PROPIOS

Es en el capítulo del patrimonio territorial donde se aprecian mayores diferencias entre Tamaránt (Gran Canaria), de una parte, y Benahuare (La Palma) y Chnet (Tenerife), de la otra. Al margen de la cuantía y extensión de las dehesas de cada Cabildo, el rasgo diferenciador viene dado por el hecho de que tanto Chinet (Tenerife) como Benahuare (La Palma) adquieren la propiedad de los montes públicos.

Esta circunstancia tendrá una enorme repercusión en el siglo XIX cuando se crean los ayuntamientos modernos, toda vez que los montes de estas dos islas fueron adjudicados con el carácter de comunales a los ayuntamientos de su situación, en tanto que los de Tamaránt (Gran Canaria) adquieren la condición de Montes del Estado. En cualquier caso, los montes también se convierten en fuente complementaria de ingresos de los cabildos por las licencias de corte de madera y extracción de resinas, o por el quinto de frutos de los sembrados en baldíos o rozas de los montes de Benahuare (La Palma).

Al Cabildo de Tamaránt (Gran Canaria) le fue concedida la facultad de adehesar por R.C. de 20 de febrero de 1495, pero desconocemos el momento, cómo y cuáles fueron las dehesas y ejidos que le fueron asignados. En las ordenanzas de 1531 se mencionan las dehesas de Tafira, Tamaraceite, Tasaute, etc., pero en ellas sólo se indica con claridad su uso para pasto y no su propiedad a favor del Cabildo. Sin embargo, el paso del tiempo consolida la propiedad de las dehesas de Tamaraceite (451 fgs., en San Lorenzo); Arucas (226 fgs., en Arucas); Tamaragáldar (66 fgs., en Guía); y el Prado de Pico Viento (20 fgs., en Gáldar). La extensión de este último debió ser mayor, ya que en 1656 se separó una parte con el carácter de comunal a favor de los pueblos de Guía, Gáldar y Agaete.

Estas dehesas eran arrendadas por el Cabildo por un año y más, aunque era frecuente que el mismo arrendatario permaneciese durante bastante tiempo en su suerte. A partir de 1600, las rentas de la dehesa de Tamaraceite fueron cedidas, junto con unas casas situadas al lado de la iglesia de los Remedios, a los soldados del Presidio enviados por la metrópoli con el fin de redimir a los vecinos de la isla de las vejaciones que se les ocasionaban con tener que alojarlos en sus casas.

Por R.C. de 26 de julio de 1501 se conceden al Cabildo grancanario las aguas de la Sierra de Tejeda con la autorización para repartir entre los vecinos el coste de su traída o para ceder la mitad a quienes realizasen la obra. Al adoptarse esta última solución, se enajenó la mitad del agua dando origen al Heredamiento del Dragonal. La otra mitad fue vendida a censo en 1527 al licenciado Venegas para evitarse los gastos de administración. Los censos fueron un capítulo importante de ingresos del Cabildo y éstos provenían tanto del dinero dado a censo como de la venta de solares (por R.C. de 19 de octubre de 1519 se concedió licencia para poblar las Isletas), o de los que se impusieron sobre las tierras repartidas en distintas épocas por la metropoli.

El patrimonio territorial del Concejo de Benahuare (La Palma) tuvo su importancia por la concesión que el 22 de noviembre de 1578 se le hizo de las tierras de montes para aumento de sus Propios. Con anterioridad, estaba disfrutando el quinto de frutos sobre los sembrados en terrenos de montes.

A ello se añaden las dehesas de las Breñas, la Encarnación, y la concesión hecha por R. C. de 10 de enero de 1559 del derecho de las aguas sobrantes de las pilas públicas de Tedote (Santa Cruz) para que se pudiesen dar a censo para aumento de Propios.

El Concejo de Chinet (Tenerife) tiene en sus dehesas la principal fuente de renta y en los montes la pieza más importante del patrimonio concejil. Entre las dehesas destaca la de Eguerew (La Laguna) que fue concedida al común por el adelantado en 1505, confirmada en 1506 por el reformador Ortiz de Zárate, y que ve modificado su destino original de pasto común a tierras de cultivo a partir de la primera mitad del siglo XVI.

El mismo proceso se advierte en las dehesas de la Orotava (San Sebastián y La Caleta), confirmadas como bienes del Cabildo en 1522. Las denominadas dehesas menores de Icod y Buenavista fueron concedidas a principios del siglo XVI ya mediados de la centuria fueron dadas a censo. Finalmente, el Cabildo de Eguerew (La Laguna) obtiene por comisión real, el 24 de abril de 1512, refrendada por la Corona el 20 de noviembre de 1520, la propiedad de los montes y montañas de la isla. Como se ha indicado anteriormente, esto significó una diferenciación importante con respecto a Tamaránt (Gran Canaria) en relación con la propiedad de las tierras y montes de titularidad pública. (Vicente J. Suárez Grimón; 1991)

1501 Junio 30. Los reyes recordaron los tratados, firmados con Portugal. Cerrada otra vez la mar, del cabo Bojador al Río de Oro y el sur del “río”, quedó limpio de intrusos el paraje, que habrían de recorrer las carabelas. Mediado julio, el corregidor de Jerez secuestró grano y barcos. Con vituallas y armas, se haría llegar a los que hacían la guerra en las Islas, Tierra Firme del Mar Océano, Canaria y Berbería, es decir a Lugo y otros capitanes, continuadores de la larga conquista del oro, iniciada por Alfonso X, cuando emprendió la cruzada en Allen Mar de África. Inconveniente que el pueblo llano relacionase la acción  militar, con el “descubrimiento”, los Católicos cortaron todo contacto de Berbería con las Canarias y entre las islas. Declarando novedad que los “moros" pasasen a las “islas”, el gobernador de Gran Canaria no permitiría que desembarcase moro "de África, de la parte de la Berbería". De aparecer despistado, sería condenado a esclavitud perpetua, antes de dejarse ver. Cerrados otra vez mar y tierra, Rodrigo Narváez, cuñado del difunto Alonso Fajardo, gobernador que de Gran Canarias, reciclado como maestre de artillería, entregó artillería a criado de Alonso de Lugo, en el puerto de Málaga, para las fortalezas que había de hacer a la “parte del Cabo del Agua, que estaba en África". En memorial de Beatriz de Bobadilla, dirigido a los reyes, la esposa de Lugo escribe que habiendo desembarcado en el Cabo de Aguer, en Berbería, factor del rey de Portugal levantó a los naturales, coincidiendo con el año en que Cabral "descubrió" la provincia de Santa Cruz, principio de Brasil. Comprendiendo que no estaba pertrechado para resistir el embite, Lugo regresó a Gran Canaria. Provisto de herramienta adecuada regresó al Cabo, ocupando la Casa de Agadir, instalando cuartel general. ". (L.A. Toledo)


1501 agosto 13,
Diego  de Balacios (fijo del Alcayde Pedro Mateos, vesino desta cibdad de Sevilla en la collación de Sant Román...) vende a María de Valdés (muger  de Pedro de Santa Ana, vesina de Triana, guarda  e  collación  de Sevilla, que  está  presente)  un  su  esclavo, de color  blanco,  canario,  natural  de  la ysla  de  Tenerife,  que  se nombra Pedro, de hedad de 25 años poco más o menos;  e véndegelo por de buena guerra e  no  de paz, por  huydor  y  con todas  las otras tachas buenas o  malas  que  en  él  parescieren... por  prescio  de  10.000 maravedís. (J. R.  P., 1."  fol. 589  v.).

1501 agosto 21,
.Diego  de Córdoba, en nombre  y voz  de Fernando Carrillo,  de quien tiene poder,  debe a Alfón de Perona  (vecino de Sevilla en  la collación de San Bartolome)  1.700 maravedis,  que  son de préstamo  a Fernando Carrillo y a   en su nombre,  a  pagar  en  Sevilla desde  hoy  fasta seys meses  conplidos primeros  siguientes,  so pena  del doblo; y para ello obliga  los bienes de Fernand Carrillo, e especialmente obliga e ypoteca una  esclava  canaria,  que ha nombre Ysabel, de hedad de veynte años, con un niño su  fijo, que se llama Johan, de hedad de un año y medio, para que el dicho Alonso de Perona tenga a la dicha Ysabel  e al dicho su hijo en su poder ypotecados por  la dicha debda, con condición  que  si  la  dicha Ysabel  e  el  dicho  su hijo murieren  o  absentaren, que sea a riesgo del dicho Fernand Carrillo e del dicho Diego de Córdoba en su nombre;  y Alfón de Perona, que está presente, otorga que recibe a la dicha Ysabel y  a su hijo  ypotecados.  (F. SE.,  2."  fol. 42 v.).

1501 agosto 21.
Diego  de Córdoba, en nombre  y voz  de Fernando Carrillo,  de quien tiene poder,  debe a Alfón de Perona  (vecino de Sevilla en  la collación de San Bartolome)  1.700 maravedis,  que  son de préstamo  a Fernando Carrillo y a   en su nombre,  a  pagar  en  Sevilla desde  hoy  fasta seys meses  conplidos primeros  siguientes,  so pena  del doblo; y para ello obliga  los bienes de Fernand Carrillo, e especialmente obliga e ypoteca una  esclava  canaria,  que ha nombre Ysabel, de hedad de veynte años, con un niño su  fijo, que se llama Johan, de hedad de un año y medio, para que el dicho Alonso de Perona tenga a la dicha Ysabel  e al dicho su hijo en su poder ypotecados por  la dicha debda, con condición  que  si  la  dicha Ysabel  e  el  dicho  su hijo murieren  o  absentaren, que sea a riesgo del dicho Fernand Carrillo e del dicho Diego de Córdoba en su nombre;  y Alfón de Perona, que está presente, otorga que recibe a la dicha Ysabel y  a su hijo  ypotecados.  (F. SE.,  2."  fol. 42 v.).




No hay comentarios:

Publicar un comentario