viernes, 15 de agosto de 2014

DON TOMAS PÉREZ ACOSTA - ALCALDE DE LA OROTAVA


1913 marzo 23.

Fallece  en Santa Cruz de Tenerife, don Tomas Pérez Acosta, Alcalde de La Orotava.

Cada generación tiene en su tiempo y,  como quiera que una generación no es un cuerpo abstracto, figura retórica o imagen literaria, sino una suma de hombres y mujeres cada uno con su nombre y su peso sobre el mundo, el deber y el derecho que cada hombre de cuantos la componen tiene de intervenir en la vida común y solidaria de su pueblo, es decir, arrimar el hombre a la ingente empresa histórica en que aquella consiste, De ahí también la responsabilidad que cada uno toca;  y las cuentas que cada uno tiene que rendir ante su pueblo y antes aquellos que vienen después y que han de recoger su obra, grande o chica.

Don Tomás Pérez Acosta, nació en la calle San Francisco de la villa de La Orotava, en septiembre del año 1848. Hijo de don Casiano Pérez de Lugo y de doña Juana Acosta. Fue bautizado el día 20 de septiembre del año 1848 en la iglesia nuestra Señora de la Concepción de esta Villa. Casó en la parroquia de San Juan Bautista el 4 de octubre de 1868 con doña  Pilar Casañas y  González de Chaves.

Hay métodos eficaces para mejor aprender a conocer generalmente a la Villa orotavenses, que ha venido a los largo de los últimos años y en mano de diversos historiadores de la buena práctica de la investigación, algunos con inéditas cuestiones de modo irreprochable; por los autores de estos trabajos, sabemos que don  Tomás Pérez Acosta fue un fiel propietario agrícola y uno de los generosos y solidarios cooperador de la villa de La Orotava hacia finales del siglo XIX  y principios del XX. Y además vivió en la ciudad del Puerto de la Cruz desde 1883 hasta 1895. Fue nombrado concejal por 1ª vez en febrero de 1875 hasta 1876, ocupando la comisión de policía urbana y rural,  de nuevo es nombrado concejal en 1883, pero pide que se le dispense del cargo, alegando problemas de salud primero, y posteriormente por ser  vecino del Puerto de la Cruz.

Echándole una ojeada a la historia de ese tiempo, que transcurre con el fin del reinado de don Alfonso XII y continua con el de Don Alfonso XIII, encontramos, en general dos acontecimientos importantes en la Villa, la visita de don Alfonso XIII como preámbulo a su vida matrimonial y las primeras alfombras que se confeccionan en la plaza del ayuntamiento. Efectivamente fue la etapa comprendida desde el año 1895 hasta el año 1913 donde Don Tomás Pérez Acosta ejerce más activamente como político local del Ayuntamiento orotavense, ejerciendo hasta su muerte como concejal y alcalde.

Durante el tiempo que estuvo ejerciendo como presidente de la cooperación propuso y llevó a cabo con su propio peculio el arreglo de la plaza del ayuntamiento tal y como la conocemos hoy. Además donó el famoso órgano de procedencia austríaca que se encuentra en la iglesia parroquial de nuestra Señora de la Concepción, orgullo del patrimonio musical de Canarias. Fallece el 23 de marzo del año 1913, en Santa Cruz de Tenerife. De su matrimonio con doña Pilar Casañas y González de Chaves no dejó hijos, quedando sin descendencia.

Huyendo de la poco recomendable costumbre de dar a conocer a los villeros, el acontecer de la Villa de La Orotava y de otros conocimientos inéditos de la misma villa, que en mucha ocasiones no lo reciben con facilidad, por esto he pretendido y pretendo manifestar en forma amena todos los acontecimientos tanto sociales, históricos y personales que han recalado hondamente en La Orotava a lo largos de sus casi quinientos años.
El ilustre don Tomás Pérez Acosta recibió un merecido homenaje a propuesta del entonces concejal del Excmo. Ayuntamiento Don Ismael Izquierdo y Díaz en sección municipal el día 28 de marzo del año 1912, poniéndole su nombre a la antigua calle de “Home” o del “Hospital”. Por ser el recordado y querido Don Tomás Pérez Acosta el donante del dinero imprescindible para la construcción del proyecto de obras de la plaza del Ayuntamiento. Lo curioso de este merecido homenaje, es que se ejecutó tres meses después de su fallecimiento. (Bruno Juan Álvarez Abreu)


No hay comentarios:

Publicar un comentario